Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Montón: “La reversión del hospital de Alzira garantizará una gestión eficiente y sostenible”

La consejera de Sanidad valenciana denuncia el descontrol financiero de Ribera Salud

Carmen Montón, consejera de Sanidad Universal y Salud Pública.
Carmen Montón, consejera de Sanidad Universal y Salud Pública.

La consejera de Sanidad y Salud Pública del Gobierno valenciano, Carmen Montón, no tiene ninguna duda de los beneficios que supondrá para los ciudadanos la reversión del hospital de Alzira, gestionado desde 1999 por una empresa privada, Ribera Salud, mediante una concesión de 15 años, que finaliza en abril de 2018. Por eso, el departamento que dirige ha comunicado a la compañía, con 18 meses de antelación, -está obligado a hacerlo con un año-, que ya no puede tomar decisiones de forma autónoma. Que debe informar de cualquier decisión a la Generalitat Valenciana. Ribera Salud emplea a 5.883 personas y facturó en el año 2015 más de 350 millones de euros.

Pregunta. ¿La sanidad privada no es buena?

Respuesta. Claro que sí. Pero como complemento de la pública. La salud es un derecho y no un motivo de negocio. Y dar la gestión integral como hizo el Partido Popular fue una mala decisión que el Gobierno valenciano está corrigiendo. Nuestra posición no es ninguna sorpresa para nadie. Es un compromiso que el PSPV llevaba en su programa y que se firmó en el Acuerdo del botánico [pacto de Gobierno entre socialistas, Compromís y Podemos].

P. ¿Por qué seis meses antes de la fecha?

R. Porque queremos hacer una transición serena y consensuada con todos los implicados. Tenemos previsto reunirnos con los sindicatos en las próximas semanas. Y por la falta de transparencia de la compañía, que como usted sabe está inmersa en una investigación judicial, por presunta malversación.

P. ¿Se refiere al cobro de comisiones ilegales a proveedores de la sanidad pública que investiga la Fiscalía?

R. Sí. La consejería de Sanidad está colaborando con la justicia para esclarecer los hechos, pero el informe de la UDEF habla claramente de mordidas a través de una filial, B2B. Y de sobrecostes de 2,6 millones de euros en la asistencia de urgencias y en otras áreas. Así ha sido durante mucho tiempo la gestión de Ribera Salud. De una falta de control absoluto.

P. ¿Es cierto que el hospital del Alzira nunca ha sido auditado por la Sindicatura de Comptes?

R. Sí. Nunca. Desde 2008 no constan liquidaciones. La opacidad era tremenda.

P. ¿Con la reversión cambiará? ¿Podrán las finanzas autonómicas hacerse cargo del coste que supondrá?

R. Serán un antes y un después del modelo económico del PP. La Comunidad Valenciana fue la primera donde se implantó el modelo conservador y será la primera que vuelva al camino de vuelta a lo público. La reversión del hospital del Alzira va a ser beneficiosa porque garantizará una gestión eficiente, sostenible y viable. Procuraremos un control financiero riguroso con la mejor calidad asistencial.

P. ¿Cómo lo piensan hacer?

R. De momento, con la decisión que hemos tomado, de comunicar a la empresa que no habrá prorroga de la concesión, y de la obligación que ésta tiene de informar de todos los aspectos relevantes que afecten al centro hospitalario. Comprobando los técnicos de la consejería los datos que se faciliten desde la dirección de la compañía. Y, lo que es muy importante, publicando todos los pasos que demos en el portal de transparencia de la Generalitat Valenciana. Con el principal objetivo de que los pacientes y los trabajadores conozcan y puedan consultar la hoja de ruta del Ejecutivo Valenciano. No pensamos hacer como el PP, que, sin consultarlo con nadie, privatizó la sanidad pública.

Más información