Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gordó era el “recaudador” del 3% para Convergència, según la Fiscalía

El diputado intervino "decisivamente" en al menos cinco adjudicaciones públicas a constructoras donantes de CDC

 El exconseller y diputado del PDeCAT, Germà Gordó.
El exconseller y diputado del PDeCAT, Germà Gordó. EFE

La Fiscalía Anticorrupción lo tiene claro: el diputado Germà Gordó era el "recaudador" o "conseguidor" de las comisiones ilegales que distintas empresas adjudicatarias en Cataluña pagaban a Convergència Democràtica de Cataluña (CDC). Gordó, hombre de la máxima confianza del expresident Artur Mas, es "la persona de contacto" de los contratistas y la Administración e intervino "decisivamente" en al menos cinco adjudicaciones públicas.

En un informe remitido al juez que investiga el caso 3%, la Fiscalía pidió la imputación de Gordó por seis delitos relacionados con la corrupción: cohecho, tráfico de influencias, blanqueo, prevaricación, financiación ilegal de partidos políticos y malversación. Gordó es "actor principal" en los procesos de adjudicación y ha actuado "al margen de los cauces legales" para beneficiar a Convergència. El juez de El Vendrell (Tarragona) que instruye el caso acogió como suyos esos argumentos y los remitió al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que, pese a ello, decidió no abrir una investigación al no apreciar, por ahora, indicios claros de delito.

Los datos recabados por la Guardia Civil, sin embargo, son abrumadores y señalan con claridad que Gordó participó en multitud de encuentros y reuniones con empresarios, y que incluso era conocido por ellos con dos nombres en clave: "Gerardo" y "Gregorio". Los documentos hallados a uno de los empresarios investigados, Josep Manel Bassols (delegado de la constructora Oproler en Cataluña) son especialmente significativos, ya que muestran que se esforzó en agasajar a Gordó con cenas y regalos. En el sumario consta una invitación a comer en la Taverna Cal Barber (109 euros), así como invitaciones para acudir a la final de la Supercopa de España en el Santiago Bernabéu o a acudir a un "ojeo de perdices". Gordó declinó la invitación al fútbol, según consta en el informe.

El nombre de Gordó aparece en multitud de reuniones citadas en las agendas de los empresarios a propósito, en particular, de cinco obras públicas adjudicadas por administraciones controladas por CiU. El "nexo común" es Gordó, que según la Fiscalía tenía "un poder político y social en CDC y en la Administración de Cataluña para poder llevar a cabo tales actividades". "No existe explicación legal y coherente", agrega la Fiscalía, "que justifique la cantidad de gestiones, comidas, interlocuciones y reuniones" con los empresarios; algunos de esos encuentros, por cierto, se celebraban en la sede de la Generalitat, en la plaza de Sant Jaume de Barcelona.

1. Obras en escuelas

Según consta en la agenda del extesorero de CDC Andreu Viloca (imputado en la causa), ambos se reunieron el 14 de noviembre de 2011. Un día después salió a licitación un concurso del Consorcio de Educación de Barcelona para el mantenimiento de edificios escolares. Solo unos días después, Gordó se reunió con el delegado de Copisa en Cataluña, Xavier Tauler, para tratar el asunto, según recoge la agenda dl empresario. "Nos dan uno seguro", escribió después. En efecto, las obras fueron adjudicadas a Copisa por 5,5 millones en 2012.

2. Obras en el puerto de Barcelona

En la agenda de Tauler hay una anotación: "Port BCN-Comsa-G.Gordó" por esas mismas fechas de 2011. El 16 de noviembre, el directivo conoce el importe de la adjudicación (40 millones) pese a que el concurso se hará público días más tarde. La Guardia Civil vincula esos encuentros a las donaciones a la Fundación CatDem, vinculada a Convergència. Las obras del dique Este de Barcelona se adjudicaron en 2012 a una UTE formada por Copisa, Benito Arnó e Hijos y Comsa por 39,6 millones.

3. Carretera C-55

Hay una sucesión de reuniones en el mes de abril de 2011 entre, por un lado, Viloca y Gordó, y por el otro, los representantes de la empresa Pasquina. La constructora entregó después donaciones.

4. Plaza de las Glòries

La reforma de los túneles viarios de la plaza de las Glòries de Barcelona es una de las obras emblemáticas de la ciudad, que aún está en marcha. Fue adjudicada por Bimsa (la mayor adjudicataria del Ayuntamiento de Barcelona) a Copisa, Rogasa y Benito Arnó e Hijos por 49,7 millone. El exconcejal de Urbanismo Antoni Vives (CiU) y Gordó "decidieron que la adjudicación se concidiera a una UTE que en absoluto tenía capacidad técnica", dice la Fiscalía. La consecuencia son "los retrasos en la ejecución de la obra (al menos 18 meses) y un desvío de gran entidad, superior incluso al 50% de lo presupuestado.

5. Instituto de Manresa

En el ordenador de Bassols se halló la alusión a una reunión del propietario de Oproler, Sergio Lerma, con Germà Gordó, en el Palau de la Generalitat. También aparece el pago de una cena a Gordó y un ofrecimiento de entradas a Viloca para el Barça-Madrid de octubre de 2012. "Tens entrades a recepció". "Gràcies. Ens veiem", responde Viloca, que según los investigadores tenía un "control exhaustivo de todas las adjudicaciones" y "controla en primera instancia los pagos", que son "verdaderos cohechos bajo la apariencia de donaciones". Las gestiones aluden a las obras de remodelación del Instituto Lluís Peguera de Manresa. Fueron adjudicadas en 2012 a Oproler y al Grupo Soler por 2,7 millones de euros.