Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid registra un superávit de 1.000 millones y ejecuta el 73% de las inversiones

La compra de suelo y de un edificio copa más de la mitad del gasto de inversiones

Carlos Sánchez Mato, delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid.
Carlos Sánchez Mato, delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid ejecutó el 72,9% del dinero destinados a inversiones para el año pasado. En concreto, gastó 379 millones de euros de los 520 presupuestados al final del ejercicio. 238 millones de estas inversiones se fueron para la compra de suelo y un edificio. El superávit del Consistorio alcanzó los 1.022 millones de euros, con una reducción del 26% con respecto a 2015. El gobierno local sostiene que sube el "gasto social" un 33% y presume de estar cumpliendo con el pago de la deuda en un escenario de solvencia económica.

El Ayuntamiento hizo muchas promesas de inversiones el año pasado. Gracias a un elevado remanente de tesorería (573 millones) delineó un plan para mejorar Madrid. Presupuestó, entre otras cosas, la construcción de seis escuelas infantiles, con partidas de 200.000 euros por cada una, además de varios polideportivos municipales. Dispuso también dinero para mejoras en centros culturales y zonas verdes, o factorías industriales (con un gasto previsto de más de un millón de euros), que se quedaron sin ejecutar.

De los 379 millones gastados en inversiones en 2016, el 62% se destinó a la compra de un edificio en la calle de Alcalá 45, sede del área de Economía y Hacienda, que no estaba prevista inicialmente, por 104 millones, y a la adquisición de suelo, por 133 millones de euros.

En cuanto al superávit, el Consistorio registró 1.022 millones de euros, un 26% menos que el año pasado. El incremento interanual de los ingresos fue de un 0,4% y el de los gastos, de un 8,9% (hasta 4.810 millones). El Ayuntamiento incumplió en 2016 la regla de gasto en 233 millones, lo que puede permitir a Hacienda pedir retenciones de crédito por cifras semejantes.

El remanente de tesorería, es decir, el saldo que determina la solvencia de la administración, fue de 463 millones de euros (en 2015, fue de 573 millones, y en 2014, de 368). El gobierno local podrá utilizar este dinero para inversiones financieramente sostenibles —proyectos u obras que deberá ejecutar en un año natural— o destinarlo a entidades bancarias para amortizar deuda.

Durante estos casi dos años de gobierno municipal, Ahora Madrid está amortizando deuda a un ritmo récord. Desde mayo de 2015, cuando Carmena llegó a la alcaldía, el Consistorio ha devuelto 1.793 millones a los bancos. La Ley de Estabilidad Presupuestaria es la principal responsable de este incremento, puesto que delimita el gasto municipal al cumplimiento de varios parámetros, que los concejales de Ahora Madrid critican duramente. Por su parte, la oposición denuncia que la creciente amortización de la deuda es el reflejo de la mala gestión del gobierno de Carmena.

El concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, dijo durante la liquidación de las cuentas del pasado jueves que el gobierno municipal puede "presumir" de su gestión. Cifró la ejecución de inversiones al 77% —incluyendo los organismos autónomos— y en un 92% el total de los presupuestos. Según el edil, el "gasto social" creció un 33% (hasta 605 millones) y sostuvo que "se puede incrementar el gasto social, incrementar la inversión y además anticipar el calendario [de pago de la deuda] que tenía en la cabeza el PP pero que era incapaz de llevar a cabo". Preguntado sobre los propósitos de Ahora Madrid, formación que orbita alrededor de Podemos, de reestructurar la deuda, Mato afirmó que, en su opinión, la deuda sigue siendo "ilegítima", pero que la paga por "responsabilidad".

La oposición cuestiona la lectura de estas cifras. Desde Ciudadanos calculan que en diciembre el Ayuntamiento realizó "ingeniera presupuestaria" para dar cabida a más de 243 millones de gasto de inversiones no ejecutadas. El PP habla de "sablazo fiscal" y de falta de ejecución de lo prometido. El PSOE, que acordó las nuevas cuentas municipales con Ahora Madrid, también tiene la lupa puesta sobre la ejecución de las inversiones. Ha fijado con el equipo de Carmena un calendario de gasto controlado por una comisión mixta, formada por concejales de ambas formaciones, encargada de analizar y seguir estas actuaciones. Se trata de algo inédito en la capital.

Carmena pide modificar la regla de gasto

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha sumado al grupo de alcaldes que piden correcciones a los criterios de cálculo del techo de gasto para las entidades locales. La Ley de Estabilidad, incorporada después del pacto fiscal europeo y de la modificación del artículo 135 de la Constitución, fija el techo de gasto para los ayuntamiento con el objetivo de evitar desembolsos descontrolados y excesivos. Según la portavoz Rita Maestre, sin embargo, esta norma es "atrasada" y acaba siendo "un obstáculo para que los ayuntamientos presten servicios de calidad y eficiencia". Maestre agregó que Madrid asume el "papel de liderazgo" en las propuestas que están haciendo los municipios en este sentido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información