Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cifuentes protegerá el tañido de las campanas en las iglesias durante el día

La normativa que regula la contaminación acústica hará una excepción con el sonido de los centros de culto

Iglesia de Nuestra Señora de la Ascensión, en Móstoles
Iglesia de Nuestra Señora de la Ascensión, en Móstoles

La Comunidad de Madrid protegerá el uso de las campanas en las iglesias "durante el día" como una singularidad dentro de la normativa sobre ruido, teniendo en cuenta su "carácter histórico y su arraigo en el ámbito religioso y cultural" de los municipios de la región.

Esta iniciativa del Gobierno de la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, que hoy avanza Abc, será amparada por un decreto que prepara la Consejería de Medio Ambiente, con miras a solucionar el "vacío normativo que se ha venido produciendo con respecto al uso tradicional de las campanas de los centros de culto".

Según una nota de prensa de la Comunidad, el objetivo de la medida, elaborada "en el ejercicio de las competencias autonómicas para el desarrollo y ejecución de la legislación en materia de contaminación acústica", es salvaguardar el "uso tradicional" de las campanas, contemplándolo de manera singular dentro del régimen general de prevención en materia de ruido.

El decreto que elabora el Gobierno regional madrileño considera que "el uso tradicional de las campanas durante el día quedaría exceptuado de la aplicación de la normativa general sobre ruido, dado su carácter histórico y su arraigo en el ámbito religioso y cultural de los municipios madrileños".

Tras valorar las sanciones y multas producidas por denuncias contra el tañido de las campanas en iglesias y ante la inexistencia de una norma general específica al respecto, la Comunidad de Madrid ha optado por tramitar un decreto "que contemple específica y singularmente la realidad del uso tradicional de las campanas como parte del acervo social y cultural de nuestra región y no como una fuente emisora de contaminación acústica".

La decisión del Gobierno de Cifuentes ha sido tomada tras un informe de Medio Ambiente y tomando como referencia un decreto catalán de julio pasado y una moción del Senado en la que insta al Gobierno a que arbitre "las medidas necesarias para salvaguardar el uso de las campanas de las iglesias y catedrales".