Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona tendrá una ‘feria’ de arte en menos de dos años

La consejería de Cultura anuncia en ARCO 200.000 euros para las galerías

La escultura de Plensa y un cuadro de Peter Halley, de la galería Senda en ARCO.
La escultura de Plensa y un cuadro de Peter Halley, de la galería Senda en ARCO.

Por segundo año consecutivo el consejero de Cultura Santi Vila ha aprovechado la feria de arte contemporáneo ARCO, que se inaugura hoy para dar titulares. El año pasado reveló que se estaba preparando “un gran evento singular y transversal, con una vertiente mercantil, pero no una feria” y este año remata la noticia asegurando que está desarrollando el proyecto con el Gremio de Galerías de Cataluña. “Al oír los planes del consejero nos dimos cuenta de que estábamos trabajando en la misma dirección y decidimos sumar esfuerzos”, aseguró Gabriel Pinós, director de la galería Gothsland y presidente del Gremio, que se perfila como director del misterioso evento, que debería tener lugar en un plazo de dos años. “La organización de una feria ha formado siempre parte del plan de gobierno, así como el apoyo a las que existen, Loop y Swab”, recordó Vila, que como Pinós, no reveló detalles, pese a que el proyecto parece ya avanzado.

“Aún no está todo cerrado. Tenemos un nombre, un equipo y dos objetivos prioritarios: dinamizar el mercado local, prácticamente inexistente y potenciar la marca Barcelona”, indicó Pinós, asegurando que tanto la Generalitat como el Ayuntamiento están muy involucrados en el proyecto, aunque su envergadura dependerá de sus posibilidades presupuestarias y de los patrocinadores que se consigan. Por lo pronto se sabe que será “un evento ambicioso con presencia y difusión internacional, no exclusivamente restringido al arte contemporáneo”, lo que deja ver que abarcará un marco cronológico más amplio y otras disciplinas más allá de las artes visuales.

¿De qué hablaron Vila y Lambán?

Vila, Lambán y Pérez, durante su encuentro en Arco de ayer.
Vila, Lambán y Pérez, durante su encuentro en Arco de ayer.

J. Á. MONTAÑÉS

La jornada de ayer de ARCO produjo un encuentro inesperado: Javier Lambán, presidente de Aragón, su consejera de Cultura, Mayte Pérez, y su homólogo catalán, Santi Vila, departieron un instante junto al standde Arts Libris. No trascendió de qué hablaron, pero sí una foto en la que se ve a Vila gesticulando mientras Lambán y Pérez le escuchan. El encuentro llega un día después de que Cataluña pidiera a la juez enviar dos técnicos para comprobar en qué condiciones se exponen en Sijena las 51 piezas entregadas por el MNAC. A la hora Lambán acusó a Cataluña de “filibusterismo judicial”.

Santi Vila anunció también una nueva partida presupuestaria de 200.000 euros “para actividades que generen nuevos públicos a las galerías”, que se suman a las ayudas para participar en ferias. Antes del verano la consejería dará a conocer las adquisiciones realizadas para el fondo de arte contemporáneo de la Generalitat, 130.000 euros en 2016 y 150.000 en 2017, cuya reactivación también se anunció el pasado ARCO. “Compramos obras que nos han pedido los directores de museo para completar determinados periodos o artistas”, explicó Vila, que mostró su apoyo a las 11 galerías catalanas (más dos con sede en Barcelona y Madrid).

Su presencia es contundente. A las vanguardias históricas de Marc Doménech se añade Mayoral, que participa por primera vez con un espectacular duelo visual entre dos amigos, Calder y Ponç, presidido por un móvil del estadounidense valorado en dos millones y medio de euros. Se apunta a la fórmula de dos artistas, que Carlos Urroz director de ARCO, quiere convertir en uno de los signos de identidad de la feria también Estrany-de la Mota con una propuesta conceptual y poética de Richard Venlet e Ignasi Aballí, que muestra sus recientes investigaciones sobre el cristal fracturado y recompuesto en obras que apuntan a la fragilidad humana.

Rocío Santa Cruz dedica su stand a un diálogo entre los collages de los años 70 y las fotografías analógicas de los 90 de Ferran García Sevilla y las impresiones vintage sobre gelatina de plata de Marcel Giró (1913-2011), un verdadero descubrimiento. Santa Cruz participa también como directora de Arts Libris, la feria barcelonesa de ediciones de arte invitada por segundo año, que despliega 25 galerías. Destaca Sicart con proyectos creados expresamente como un libro de postales de críticos y comisarios, una publicación intervenida de Antonio del Río y una edición de banderas de García y Benítez, hechas con 21 partituras de canciones protesta, cosidas y pintadas de negro.

En cada parada hay piezas con historia como la primera videoinstalación de Harun Farocki (50.000 euros) en Àngels, un Hernández Pijuan del 99 (150.000) en Joan Prats, la ventana de ladrillos de Leandro Erlich (90.000) en Nogueras Blanchard, los pasaportes hechos con mantas térmicas de Ivan Merino (18.000) en ADN y en Senda, el alargado rostro de Plensa (280.000) que parece de madera pero es bronce. En el doble stand de Taché padre e hijo, sobresalen la misteriosa tinta sobre papel de Javier Pérez (17.000) y una fantasmagórica procesión de sombras sobre piedra (3.000) de Adriana Wallis, que son las marcas de las velas tras el atentado de París. ProjecteSD con Ana Jotta y Miguel Marcos con el británico David Tremlett intervienen directamente sobre las paredes del stand, mientras que etHall muestra una selección de sus artistas encabezada por Sergio Prego.