Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Airbnb: “Barcelona es la única ciudad del mundo que nos ha multado”

Colau sanciona a la plataforma con 600.000 euros por anunciar pisos turísticos ilegales

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una imagen de archivo.

"Barcelona es la única ciudad del mundo que nos ha multado". Lo asegura el portal de alquileres vacacionales Airbnb el mismo día que la alcaldesa de la capital catalana, Ada Colau, ha hecho pública una nueva sanción, ahora de 600.000 euros, tanto a este portal como a Homeaway por anunciar pisos turísticos ilegales.

El de hoy es un nuevo capítulo en la batalla que el gobierno de Colau mantiene contra las plataformas de internet que anuncian pisos turísticos sin licencia. La multa de 600.000 euros, la máxima que prevé la Ley de Turismo de Cataluña, llega tras imponer otra el pasado verano, de 30.000 euros cada una. Airbnb la recurrió y Homeaway la pagó, pero siguen anunciando pisos turísticos sin licencia, ha justificado la alcaldesa durante una entrevista en Catalunya Ràdio. Airbnb ha respondido: "Es una decisión triste y Airbnb apelará".

"No puede ser que nos tiemble el pulso con los fuertes y no con los débiles. Hay que priorizar los derechos fundamentales y hay que cumplir la ley", ha manifestado la alcaldesa tras valorar que el turismo "es un activo, pero estaba desequilibrado y afecta al derecho a la vivienda". "Hay miles de pisos operando sin licencia, sin pagar impuestos y causando perjuicios a las comunidades de vecinos", ha añadido.

En su comunicado de respuesta al anuncio de Colau, la compañía con sede en San Francisco explica: "Hace menos de un mes se celebró una reunión con representantes del Ayuntamiento y Airbnb se comprometió a trabajar de manera conjunta para apoyar los intereses de la ciudad. Airbnb es parte de la solución en Barcelona. Airbnb quiere ser un buen aliado de las ciudades y seguirá buscando el diálogo con el ayuntamiento". La empresa afirma también que "Barcelona camina por el lado contrario que la mayoría de ciudades en Europa y en el mundo". "El Ayuntamiento de Barcelona, a diferencia de muchas otras ciudades, no ha demostrado un interés real en explorar un diálogo constructivo con Airbnb en los últimos meses", afirma recordando que se sentaron hace solo un mes.

La empresa de alquileres vacacionales también recuerda que mientras en Barcelona el gobierno les multa, en otras 200 ciudades y regiones ha llegado a acuerdos de colaboración con la administración. Subraya, por ejemplo, que en París, Lisboa o Amsterdam el portal recauda la tasa turística. Airbnb tacha de "contradictoria" la política en materia de turismo de Barcelona: "Favorece a los operadores comerciales y los apartamentos que se dedican únicamente al turismo en las zonas turísticas, en detrimento de las personas que quieren compartir el propio hogar".

La empresa también lamenta la "confusión" que representa que mientras el gobierno municipal les multa, el proyecto de la Ley de Acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat contempla que Airbnb recaude la tasa turística por las pernoctaciones que gestione. Además, defiende que para muchas familias alojar a turistas complementa sus ingresos, por lo que critica que impedir que "los ciudadanos puedan comprartir su hogar", dice, "amenaza los ingresos económicos de millares de ciudadanos".

Un estudio del propio Ayuntamiento cuantificó en septiembre el alcance del fenómeno de los pisos turísticos y sin licencia (el 40% del total de la oferta) y cómo ha impactado en el precio del mercado de alquiler, que está alcanzando récords históricos. El informe cifra en 15.881 los apartamentos turísticos: 9.606 tienen licencia y el resto, 6.275, no; lo que supone que el 39,5% de la oferta es ilegal. Todo ello en un contexto en el que hace dos años y medio que en la ciudad no se conceden nuevas licencias, desde que el exalcalde Xavier Trias (CiU) dictó una moratoria que congeló la oferta legal.

El estudio reveló que los alquileres turísticos representan el 7,7% del parque de alquiler, y que explotarlos supone para sus propietarios unos ingresos entre 2,3 y cuatro veces superiores a la de los alquileres convencionales, con beneficios entre el 7% y el 13% frente al 3%-4%. El estudio concluye que la presión del turismo y el atractivo de los beneficios han contribuido a reducir la oferta y a disparar el precio de los alquileres convencionales en la ciudad, aunque no detalla en cuánto. Las últimas cifras oficiales hablan de un incremento del 8% en el último semestre, e Idealista mantiene que hay superan en un 15% el pico de precios que el mercado alcanzó en 2007.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información