Colau: “Hay margen para un acuerdo sobre los presupuestos”

La alcaldesa de Barcelona llama a la responsabilidad de la oposición para evitar la cuestión de confianza

Ada Colau anuncia que lleva al pleno del 23 de diciembre los presupuestos de 2017.
Ada Colau anuncia que lleva al pleno del 23 de diciembre los presupuestos de 2017. EFE

En la negativa de la oposición a tramitar las cuentas de Barcelona ha habido intereses partidistas de los grupos municipales que trascienden al Ayuntamiento. La puerta del diálogo y las aportaciones siguen abiertas para negociar los mejores presupuestos para la ciudad, porque: "todavía hay margen". Y no le da "absolutamente ningún miedo" la cuestión de confianza si debe recurrir a ella para aprobar las cuentas de 2017. Estos son los tres mensajes que ha lanzado la alcaldesa Ada Colau este miércoles, horas después de que la oposición en pleno tumbara su proyecto de presupuestos. Ayer primero el PSC, su socio en el gobierno; y al final de la tarde el portavoz del Ejecutivo, Gerardo Pisarello, afirmaron que además de las fuerzas de izquierdas, también habrá que tener en cuenta a partidos como CiU y Ciutadans.

Más información
Colau asume que deberá apoyarse en CiU y Ciutadans
ERC votará ‘no’ a las cuentas de Colau porque incumple “pactos”
La falta de apoyos a las cuentas de Colau la aboca a una cuestión de confianza

Colau ha comparecido en el solemne Saló Ciutat para explicar que ha firmado el decreto de alcaldía que abre el trámite para llevar los presupuestos por la vía ordinaria al pleno del 23 de diciembre. Un decreto que abre el periodo de 15 días para presentar alegaciones, durante el que los grupos podrían introducir sus aportaciones, ha recordado. Este es el escenario uno, ha dicho. El dos es vincular la aprobación de las cuentas a una cuestión de confianza. "En otras administraciones se podría plantear convocar elecciones, estaría dispuesta a hacerlo para que hablara la ciudadanía, no estoy aquí para conservar la silla", ha asegurado, "pero no está previsto en los Ayuntamientos".

La alcaldesa ha pedido "responsabilidad" y que todo el mundo vele por la ciudad. "Se trata de dejar las peleas entre partidos, las medias verdades. Se trata de que Barcelona no se puede parar, tiene que utilizar su capacidad de gasto e inversión para ponerla al servicio de la ciudadanía y para eso es necesario un presupuesto". "Tanto el Gobierno como la oposición hemos sido escogidos para resolver y atender los problemas de la ciudadanía y poner la ciudad por delante de cualquier interés personal o partidista", ha manifestado, antes de decir que los ciudadanos están "hartos de rifirrafes entre partidos",

Por ello ha insistido en que "sigue habiendo margen para el acuerdo para que se pueda aprobar el presupuesto por la vía ordinaria, hasta finales de diciembre podemos debatir aportaciones". Si no fuera así, se abriría la vía extraordinaria de la cuestión de confianza: "No es mi opción personal ni del Gobierno, pero no me da ningún miedo", ha asegurado.

Colau ha expresado la perplejidad que le suscita que los grupos le digan en privado cuestiones que no explican en público. Como que el exalcalde Xavier Trias le asegurara en privado que como principal grupo de la oposición no puede aprobar sus cuentas. Sobre la negativa de ERC ha recordado una vez más que comparten gobierno en el Área Metropolitana, donde comparte mesa con su líder en el consistorio, Alfred Bosch, "dos o tres veces al mes sin problema". Sobre su relación con el PSC, que ayer le dio un toque de atención y le emplazó a pactar con CiU y Ciutadans ha asegurado que no se trata de centrarse en las discrepancias sino en lo que tienen en común.

Todos los partidos de la oposición salvo la CUP se han afanado en responder a la alcaldesa. CiU ha dicho que es "una cuestión de prepotencia y arrogancia", "no se trata del presupuesto sino de parálisis de ciudad", ha valorado Joaquim Forn. Carina Mejías, de Ciutadans, ha pedido que el gobierno releve a Gerardo Pisarello como interlocutor, por "su actitud". ERC, por boca de Alfred Bosch, entiende que Colau quiere ir a la cuestión de confianza y que "no ha querido debatir". El popular Alberto Fernández Díaz, a su turno, ha acusado a Colau de "tener tics autoritarios y querer gobernar la ciudad a golpe de decreto".

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS