Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

8.550 euros de taxi para tratarse un cáncer de mama

Una mujer de As Nogais (Lugo) tiene que costearse el transporte diario, 342 kilómetros, para acudir a la cámara hiperbárica de un hospital de Ferrol

Una de las pacientes que tiene que ir de Lugo a A Coruña.
Una de las pacientes que tiene que ir de Lugo a A Coruña. nacho gómez

Un total de 8.550 euros es lo que ha tenido que abonar Pilar Chao, una mujer de As Nogais (municipio montañoso al este de la provincia de Lugo) que padeció un cáncer de mama, para poder tratarse. Esta paciente debe viajar hasta Ferrol para someterse a un tratamiento diario, durante 45 jornadas, en una cámara hiperbárica, de oxigenación.

La hija de Pilar Chao, Teresa Rodríguez, ha revelado hoy que su madre pasó ese mes y medio, desde que inició el tratamiento, pagando de su bolsillo los recibos que le extendía el taxista. Y de momento, no ha conseguido una solución a su problema económico por parte de la Xunta de Galicia. La familia presentó una queja ante la Valedora do Pobo (Defensora del Pueblo gallega), y el 3 de agosto esta le transmitió que el Sergas (Servizo Galego de Saúde) disponía de quince días para resolver su reclamación. Pero “de momento”, asegura la portavoz familiar, nadie se ha puesto en contacto con la afectada.

“Dos veces me reuní con la inspección, las dos veces me dijeron que depende del médico de cabecera (de As Nogais) y éste dice que depende de los servicios sanitarios de la inspección”, cuenta resignada la hija su peregrinaje por las ventanillas de la Administración gallega. "El caso”, ha relatado, es que hoy en día su progenitora “sigue haciendo un viaje de 342 kilómetros cada jornada desde As Nogais”, con un desembolso total, de momento, de 8.550 euros al taxista que la conduce hasta el lugar. Cada día de tratamiento le cuesta en locomoción 190 euros, porque solo existen cámaras hiperbáricas en hospitales públicos de Ferrol y Vigo, todavía mucho más lejos.

Teresa Rodríguez se aferra a que no es el dinero lo que buscan, aunque añade que es mucho dinero para sus padres, que cobran “pensiones de poco más de 600 euros”. Se queja de que “las personas de la montaña [de Lugo] no disponen de transporte sanitario y no tienen otra forma de ir si no es llevándoles sus hijos, pero no podemos porque tenemos nuestros trabajos”, se sincera.

Previamente a este último tratamiento, la mujer “hizo la conocida como ruta del cáncer, esa ruta que han tenido que hacer tantos lucenses para ir A Coruña”, dado que aún no se ha implantado en su totalidad el servicio de radioterapia en el HULA (Hospital Universitario Lucus Agusti), reivindicada en multitudinarias manifestaciones a la Xunta desde que se inauguró este centro médico. “Después del tratamiento de radioterapia, las heridas que le quedaron son importantes", sigue explicando su hija. "Una de las posibilidades para tratarlas era la cámara hiperbárica, y el sitio más cerca es Ferrol”, ha puntualizado.

Teresa Rodríguez protesta porque “la Xunta no quiere saber nada”, al tiempo que lanza reproches contra la Valedora do Pobo por decir, semanas atrás, que la provincia de Lugo “es la que menos información pasa la Valedora": "la que menos información pasa a la Valedora es la consellería de Sanidade”, clama la mujer.

Teresa Rodríguez echa la mirada atrás y recuerda que el 3 de agosto les contestaron desde la oficina de la Valedora “diciendo que se admitía a trámite la queja, y que le daba 15 días al Sergas para contestar”. Pero el plazo ha concluido sin ninguna respuesta. Antes, solo se les puso una posibilidad encima de la mesa: el abono de 12 céntimos por kilómetro, lo que supone "poco más de 41 euros frente a los 190” que la paciente paga diariamente al taxista. Por eso siguen aguardando.

Más información