Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña devuelve 53 obras a Sijena pero retiene las mejores

Aragón pide a la juez medidas coercitivas para la devolución total de los bienes

Pinturas de Sijena que se pueden ver en el MNAC. ATLAS

Las 53 piezas menores procedentes del monasterio de Santa María de Sijena que estaban depositadas en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) ya se devolvieron ayer mismo. Pero de las otras 44 obras que están en el Museo de Lleida, que forman parte del total de 97 que reclama el gobierno de Aragón a Cataluña y que debían haber sido retornadas provisionalmente anteayer como exigía un juzgado de Huesca, no se autoriza su devolución. Al menos por ahora.  Esa es la doble decisión que tomó ayer el Consejo Ejecutivo de la Generalitat, que ante el revuelo de los últimos días decidió, eso sí, acelerar al máximo la entrega, y así, simultáneamente al anuncio realizado por la vicepresidente del ejecutivo catalán, Neus Munté, pasadas las 13.30 horas, un camión salía con sigilo de los almacenes del MNAC con las piezas a devolver provisionalmente con destino a Sijena. Las piezas llevaban ya unos días empaquetadas. La incómoda fotografía se había esquivado. Las piezas llegaron a su destino a las cinco de la tarde.

La Generalitat se parapeta, una vez más, en su estrategia jurídica para negarse a entregar todo lo que reclama Aragón y fijó la juez del Juzgado de Primera Instancia Número 1 de Huesca: las 44 obras de Sijena que hay en el Museo de Lleida, a diferencia de las que estaban en el MNAC, están catalogadas por la Ley del Patrimonio catalán por su valor artístico, por lo que para ordenar su traslado “es necesario el cumplimiento de trámites previstos en la normativa y esos procedimientos legales no han finalizado”, según la nota oficial. Munté fue categórica en esa línea: “Este es un pleito civil, y la ley de enjuiciamiento civil dice claramente que los cumplimientos de resoluciones judiciales se han de hacer siempre que no lesionen otras legislaciones, y la ley de patrimonio catalán se vería lesionada”. Y recordó que la devolución es resultado de “la ejecución de una sentencia provisional, que no es firme; continuaremos con las acciones legales hasta agotarlas; y tenemos recorrido ahí”.

Dos puertas de madera policromada del siglo XIII, cuatro frescos pasados a tela de Mateu Ferrer del XVI, tres relicarios del XIX , dos cucharas y un tenedor son algunas de las 53 piezas devueltas ayer por la Generalitat. En realidad son muchas más, rozan el centenar, puesto que algunas son lotes compuestos, a su vez, por varias obras; así, el de la indumentaria está formado por 37 piezas entre casullas, mantones y un vestido femenino, mientras existe también un conjunto formado por 13 pequeños fragmentos de pinturas sobre tela del XIII. La salida provisional de esas piezas del MNAC es fruto de una resolución del Departamento de Cultura que dirige el consejero Santi Vila, de la que el consejo ejecutivo se dio por informado, pero que incomodó a Esquerra Republicana (ERC), que ya abortó hace unos meses un posible acuerdo entre Vila y su homóloga aragonesa. En cambio, el gobierno catalán se mostró inflexible por lo que respecta a denegar la autorización para la salida de las piezas de Lleida, más valiosas y catalogadas.

Las obras devueltas por Cataluña fueron desembaladas para comprobar su estado en el propio monasterio, donde se han habilitado los antiguos dormitorios de las monjas para su ubicación. La satisfacción en Villanueva de Sijena, sin embargo, no era completa. Ayer mismo, el gobierno aragonés pidió a la juez que exija el cumplimiento de la sentencia que obliga a la Generalitat a devolver la totalidad de las 97 piezas y que establezca las medidas coercitivas que considere necesarias para ello. Pablo Echenique, líder de Podemos en Aragón, se mostró partidario del retorno de los bienes, pero lamentó el tono utilizado en el debate por el gobierno aragonés, informa Francesco Manetto. “Se ha llegado a decir que es el primer paso hacia la desconexión de Cataluña o que atenta contra la dignidad del pueblo aragonés: eso se parece demasiado a ese lenguaje un poco pirómano que utiliza Susana Díaz cuando dice que los andaluces no van a pagar los privilegios de Ada Colau”, afirma Echenique, que cree que “las discrepancias territoriales se solucionan desde el diálogo”. En la misma línea se manifestó a última hora de ayer el consejero de Cultura de la Generalitat, Santi Vila, al afirmar que “alguien está interesado en el enfrentamiento entre catalanes y aragoneses; éste es un conflicto que debe circunscribirse exclusivamente al ámbito de la jurisdicción civil”.

El Museo de Lleida demanda a las monjas

La batalla jurídica por las obras de Sijena, como dijo ayer la vicepresidenta de la Generalitat, Neus Munté, será larga. Y compleja. Ayer trascendió otro frente: el Consorcio del Museo de Lleida, donde están 44 de las mejores 97 piezas que reclama Aragón (entre ellas, tres bellas cajas sepulcrales del XV), presentó anteayer una demanda judicial contra la orden sanjuanista, a la que pertenece el monasterio de Sijena y cuyas monjas vendieron las piezas. En ella, el consorcio (integrado por el Ayuntamiento, el arzobispado y la Diputación de Lleida, el Consejo Comarcal del Segrià y la Generalitat) solicita mantener las piezas hasta que exista una sentencia definitiva y si en un futuro y de llegarse el caso, el Supremo declarase nula la venta, reservarse el derecho de retención de las obras hasta que no les sean retornados los gastos de su conservación desde la existencia del consorcio, en 1999. La demanda se presentó en un juzgado de Rubí (Barcelona) al que jurísdiccionalmente corresponde Valldoreix, donde fueron a vivir las monjas. El alcalde de Lleida, Àngel Ros, aseguró ayer a este diario que será él mismo quien se dirija a quien vaya al Museu de Lleida para llevarse las 44 obras: “El director sabe que debe avisarme; mostraré los recursos presentados y no seré el único patrón en ir... Hemos interpuesto recurso a la Audiencia Provincial de Huesca y si se perdiera iríamos al Supremo; cumpliremos la ley, pero mientras haya recursos presentados no debe ejecutarse la sentencia”, informa Alfonso Congostrina.

Más información