Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras equipara las grabaciones con la reacción del PP al 11-M

El líder de ERC y el presidente de la Generalitat las califican de "GAL mediático"

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras.

El presidente de Esquerra, Oriol Junqueras, ha equiparado esta mañana las grabaciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director de la Oficina Antifraude, Daniel de Alfonso, con la reacción del Gobierno del PP los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004. En una durísima arenga en la sede del partido y rodeado de candidatos de ERC, Junqueras ha reclamado la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del ahora ministro en funciones y del director de la Oficina Antifraude, por lo que ha calificado de "actos criminales" y de "GAL mediático". También el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido la dimisión del ministro Jorge Fernández Díaz por lo que define de "GAL mediático" y "guerra sucia", que busca "desestabilizar" el proceso independentista.

En el mismo sentido, el presidente de Convergència, Artur Mas, ha señalado que las grabaciones muestran un "Estado de matriz franquista", según el cual "se persigue y se quiere destruir a personas por defender ideas políticas" vinculadas al proceso soberanista y "a aquello que representa CDC".

El líder republicano, católico practicante, ha añadido: "Ojalá y el ministro sea creyente de verdad, como dice que es, porque lo que ha hecho no tiene perdón de Dios". Junqueras ha considerado "una vergüenza infinita" que Rajoy fuera plenamente consciente de esos hechos y "se lo consienta". Por ese motivo, Junqueras ha reclamado la "inmediata dimisión" de Rajoy, Fernández Díaz y De Alfonso, y ha dicho que cada minuto que pase sin que se produzca la renuncia, el presidente del Gobierno será "más culpable".

El también vicepresidente de la Generalitat, muy poco dado a los excesos verbales, ha asegurado también que "el ministro ha perdido cualquier sentido de la vergüenza y la dignidad, si lo ha tenido alguna vez" y ha explicado que el PP "lo hizo con el atentado del  11M, mintiendo y falseando la verdad", al tiempo que ha aprovechado para pedir a los votantes que vuelvan a castigar al PP en las urnas.

"Pido a los ciudadanos que tomen con sus votos las riendas de su destino y que vuelvan a plantar cara a un Gobierno que mintió y que culpó a quien no lo era", ha dicho Junqueras refiriéndose a la gestión que hizo el Gobierno de José María Aznar de aquellos atentados, de los que responsabilizó a ETA. Junqueras considera que las grabaciones no suponen una ataque a un partido, ni a una opción política, sino a la propia democracia y a la libertad. "Es una conspiración de los máximos niveles del Estado y de sus cloacas, un escándalo, una vergüenza absoluta, un insulto a la dignidad y a la decencia", ha añadido.

En otro momento, el líder republicano ha aprovechado para reivindicar la honestidad de todos los dirigentes y cuadros de su partido. "El Estado, no un ministerio, ha removido cielo y tierra, nos lo han mirado todo, a nosotros y a nuestras personas más cercanas y no han encontrado nada". "Estamos ante un Estado que quiere hacer daño a la ciudadanía que ha confiado en él su libertad", ha añadido, con unos actos que considera "una conspiración".

Por su parte, Convergència ha presentado la reunión entre el ministro de Interior y el director de la Oficina Antifraude de Cataluña como una muestra del "estado de matriz franquista" que gobierna el Partido Popular. Para visualizar esa acusación, Mas se ha presentado en la sede del partido ante los medios de comunicación junto a Xavier Trias, Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs. Los tres últimos, junto a Mas, están siendo investigados por la Justicia por su participación en la organización del proceso consultivo del 9-N. Trias fue víctima de un informe apócrifo de la UDEF por tener recursos en un paraíso fiscal.

Mas ha señalado que tanto Trias como él han sido objeto de "calumnias e infamias" por "una especie de contubernio judicial, policial y mediático" que les ha perseguido por su defensa del proceso independentista. Lo mismo ha señalado del resto de imputados de su partido. Por ello, ha asegurado que ellos son las víctimas visibles, pero que "las víctimas sois vosotros, todo el pueblo de Cataluña", aprovechando que la rueda de prensa se estaba retransmitiendo por la televisión pública TV3.

Como hizo ayer Homs, Mas ha reclamado la dimisión de Jorge Fernández Díaz antes del domingo y que deje su plaza de candidato del PP por Barcelona en la lista electoral. Esa petición de cese la ha ampliado al resto de personas que conocieran las conversaciones, incluido Mariano Rajoy si realmente estaba advertido, como admite en una grabación el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Asimismo, al considerar que ha habido una persecución del Estado contra los políticos que han encabezado la hoja de ruta soberanista, el presidente de Convergència ha exigido "el archivo" del proceso judicial sobre el 9-N que tramita el Tribunal Supremo y que el conjunto de los partidos voten en contra del suplicatorio para que Homs no sea interrogado. Mas ha reclamado también que la Fiscalía actúe de oficio y no ha descartado la presentación de una querella.

Artur Mas ha reconocido que fue él quien propuso al Parlament el nombre de Daniel de Alfonso para que dirigiera la Oficina Antifraude, un nombre por el que votaron a favor la mayor parte de los grupos parlamentarios. Preguntado por este extremo, ha señalado que "no le conocía personalmente" y que su candidatura era una de las que constaba en un listado de "posibles nombres". Ha aprovechado para decir que ese nombramiento no era para "protegerse".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información