Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA AL PRESIDENTE DE LA GENERALITAT

Puigdemont: “Tras el 26-J queremos una propuesta del Estado sobre la consulta”

El presidente catalán asegura que el plan independentista "va en serio" pero reclama una negociación sobre un referéndum

Puigdemont, durante la entrevista.

Carles Puigdemont (Girona, 1962) se ha autodefinido como el presidente de la Generalitat que tiene que llevar a Cataluña “de la postautonomía a la preindependencia”, en un momento de ruptura de relaciones entre la Generalitat y el Gobierno central. Su Gobierno y el grupo que le apoya, Junts pel Sí, trabajan con el objetivo de poder convocar un referéndum de autodeterminación. Su nombramiento fue fruto de la negativa de la CUP a investir a Artur Mas. Puigdemont sufre ahora en su propia piel la dura negociación con los anticapitalistas. El presidente catalán recibió EL PAÍS el pasado miércoles en el Parlament, después de la primera reunión que mantuvo con la CUP para intentar pactar la aprobación de los Presupuestos. Estas negociaciones continúan en el aire y ponen en entredicho la continuidad de la legislatura.

Pregunta. ¿Cataluña será independiente en 2017 como dice el programa de Junts pel Sí?

Respuesta. En 2017 la independencia habrá entrado en una fase irreversible. Por decisión ciudadana y democrática. Nuestro encargo es prepararlo todo para que llegue este momento.

P. Fase irreversible, dice. ¿Y cuándo será independiente Cataluña, según usted?

R. Esta es una decisión que tomarán los ciudadanos de Cataluña después de unas elecciones constituyentes y mediante un referéndum que valide la Constitución catalana.

P. ¿Esta distinción que hace entre proclamar la independencia y dejarlo todo a punto para que se pueda proclamar no evidencia miedo a no poder cumplir? ¿No es el regreso de la Convergència que prometía un camino que nunca se sabía cuándo se acabaría?

R. Yo no soy presidente de la Generalitat por Convergència, sino por Junts pel Sí. Hemos sido explícitos sobre los hitos. Vamos en serio. Lo que no haremos será gesticular en cada momento, pero las estructuras de Estado se están preparando, las leyes avanzan, el conocimiento internacional avanza.

P. Su predecesor, Artur Mas, siempre hablaba de que la decisión se tomaría con grandes mayorías. ¿Un 47,8% de los votantes es una amplia mayoría?

R. En el Parlamento catalán, antes de 2012, solo éramos 12 diputados independentistas; ahora somos 72, que es una clarísima mayoría. Aun así, hay una mayoría social que todavía no es suficiente para una declaración unilateral de independencia (DUI).

P. Pero parece que hayan abandonado la idea de las mayorías amplias.

R. No hemos abandonado este concepto. Trabajamos para ir ampliando las mayorías. ¿Esta amplia mayoría es suficiente? Para hacer una DUI seguro que no. Pero una vez completemos el trabajo que tenemos que hacer, tenemos que convocar a los ciudadanos para que tomen una decisión y acrediten si este apoyo aumenta, se mantiene o no.

“Escucharemos las propuestas, pero la consulta es irrenunciable”

P. ¿Cómo puede avanzar el proceso negociado con las malas relaciones que hay actualmente con el Gobierno?

R. De momento, en la mesa de diálogo solo estamos sentados nosotros. Siempre que hemos pedido que alguien se siente para explorar la posibilidad de un acuerdo para celebrar una consulta, nadie ha aceptado la invitación. Veremos si en la política española hay el coraje suficiente para afrontar este reto.

P. ¿Qué incentivo pueden tener sus interlocutores para dialogar si saben que usted no se moverá de su posición?

R. Porque les interesa al Estado español y a la Unión Europea.

P. ¿Creen que encontrarán apoyos internacionales si se ve que la Generalitat se salta la ley?

“En 2017 la independencia estará en una fase irreversible”

R. El Parlamento está legitimado y vamos a este proceso con plenas garantías legales. No buscamos un reconocimiento porque no hemos solicitado todavía. Lo que buscamos ahora es el conocimiento, porque hay un gran desconocimiento, o mal conocimiento, de lo que está sucediendo y de lo que es Cataluña.

P. ¿No le da miedo generar frustración?

R. La frustración sería no cumplir nuestro programa, que tiene un amplísimo apoyo y en el que hay muchas esperanzas depositadas.

P. ¿Un buen resultado de Podemos puede ayudar a desencallar las cosas?

R. La situación solo se puede desencallar si alguien convoca un referéndum.

P. ¿Qué resultado podría ser bueno para ustedes el 26-J?

R. Cualquiera que pase por algún gobierno que entienda que tiene que dialogar y pactar una consulta para Cataluña. No veo ningún líder con el coraje suficiente para asumir una propuesta que, probablemente, en la intimidad, no encuentran tan descabellada.

P. ¿El Gobierno catalán está dispuesto a incorporar en la consulta las propuestas alternativas que pueda proponer el Estado?

R. Está claro que estamos dispuestos a que la gente vote sobre esto. Es el modelo escocés. La pregunta siempre tendrá que tener una respuesta binaria, no tres opciones. Y una tiene que ser inexcusablemente la opción de la independencia. La otra es la propuesta que pueda hacer el Gobierno de turno: de reforma de la Constitución, de pacto fiscal o de quedarnos como estamos. Lo que queremos es que haya propuesta del Estado sobre la consulta después del 26-J. Escucharemos las propuestas, pero la consulta sobre la independencia es irrenunciable.

“Soy un presidente de la Generalitat transitorio, no interino”

P. Les seduce la propuesta del PSOE de negociar un encaje especial para Cataluña?

R. El PSOE fabrica titulares, pero nada más. Le hemos oído propuestas de transformación federal de España desde hace 25 años. Y cuando ha tenido el poder de federar España no ha federado nada. Por lo tanto, creo que no somos muy exigentes si le pedimos al PSOE algo más de concreción. Y una cosa es lo que dice el candidato y otra lo que dicen los barones. Hemos superado la etapa de los enunciados y del palo y la zanahoria.

P. Pero, por esta regla de tres, a usted también le pueden decir que en Junts pel Sí no se sabe si hay que hablar con usted o con Oriol Junqueras. O con la CUP.

R. Sobre el proceso y sobre el proyecto de convertir Cataluña en un Estado independiente no hay ninguna discrepancia. Lo compartimos absolutamente todo.

P. Está teniendo graves problemas para aprobar los Presupuestos por las resistencias de la CUP. ¿Su Gobierno puede continuar así?

R. Esto lo dificulta. El camino de la independencia lo tiene que recorrer un tren en el que hay muchos vagones en los que tiene que caber mucha gente. Pero es un tren que va en una dirección. No lo podemos hacer cada cual con su bicicleta.

P. Dice que no retirará los Presupuestos aunque no tenga apoyos. ¿Esto no puede llevarse por delante su gobierno?

R. No los retiraremos. Eso sí que se llevaría por delante el Gobierno. También se lo llevaría por delante que pactásemos a cualquier precio, algo que no haremos. Priorizamos el país. También se llevaría por delante el Gobierno que no hubiera voluntad de negociación por parte de la CUP.

P. ¿Una nueva convocatoria de elecciones?

R. Es un escenario que no prevemos. No tiraremos la toalla en ningún momento.

P. ¿Está pues convencido de que la CUP permitirá los Presupuestos?

R. Honestamente, no lo puedo asegurar. Nos esforzaremos para que se puedan tramitar. No se puede ir hacia la independencia con unos presupuestos prorrogados.

P. ¿Cuál es el margen y cuáles son las líneas rojas que no traspasarán?

R. Hay cuestiones con las que no podemos jugar. No le podemos hacer pagar a los proveedores y a las empresas del tercer sector que frivolicemos sobre el cumplimiento del déficit. No podemos decir a los proveedores que aguanten más. Podemos hacer un ejercicio de economía ficción y hacer ver que ingresaremos más, pero esto sería engañarnos. Es una línea roja muy seria. Así se lo hemos trasladado a la CUP. No habrá pacto a expensas de cosas que no podamos cumplir y volver a tramitar los Presupuestos y presentarlos es inviable. No tendríamos tiempo de presentar otros este año.

P. Usted ha dicho que está dispuesto a ser el candidato de Convergència si no “acaba el trabajo” ¿Qué significa eso?

R. Yo me presenté con un programa de gobierno que permite hacer el tránsito de la postautonomía a la preindependencia. Esto requiere unos trabajos determinados: estructuras de Estado, leyes, internacionalización... si esto queda por hacer, en JxSí tenemos el compromiso moral de acabar el trabajo. Creo que no se darán estas condiciones.

P. Artur Mas dijo que, si las cosas fueran mal, se podría volver a presentar. ¿Usted se retiraría si él quisiera volver?

R. Por supuesto. El activo que representa Artur Mas para el partido y para Cataluña es enorme.

P. ¿Usted es, pues, un presidente interino?

R. Soy un presidente transitorio, no interino. En el tránsito de la postautonomía a la independencia. Lo que haya después de mí será forzosamente diferente.

Más información