Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud confirma que dejará de derivar pacientes a la Clínica del Vallès

El CatSalut comunica al hospital privado que en agosto trasladará enfermos al Taulí

Entrada del hospital Parc Taulí de Sabadell
Entrada del hospital Parc Taulí de Sabadell

Ya no hay vuelta atrás en la decisión del Departamento de Salud de echar de la red hospitalaria pública (Siscat) a centros con afán de lucro. El primer expulsado, la Clínica del Vallès (propiedad del grupo empresarial Quironsalud, que ha concentrado la mitad de las derivaciones de hospitales públicos a privados en los dos últimos años), finaliza su contrato con el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) el 15 de agosto y Salud ya le ha confirmado que no renovará el acuerdo. Según fuentes consultadas por EL PAÍS, el director del CatSalut, David Elvira, envió una carta dirigida a Xavier Mate, apoderado de la Clínica del Vallès para confirmarles que da por finalizada su relación contractual y no renovará el convenio firmado en 2010.

En la misiva, fechada el 14 de abril, Elvira anuncia al hospital privado que el 16 de agosto comenzarán a poner en marcha “el plan de derivación de los enfermos” de la sanidad pública que hasta ahora habían sido desviados a la clínica de pago. Según explicó la semana pasada en el Parlament el consejero de Salud, Toni Comín, el Departamento calcula que se precisarán 68 camas y cinco quirófanos para asumir la actividad derivada a la Clínica del Vallès y al Hospital General de Catalunya (HGC), el otro centro privado (también de Quironsalud) que abandonará la red pública a finales de año. Los dos centros realizan unos 5.700 ingresos anuales.

Comín anunció que el Parc Taulí de Sabadell reabrirá 36 camas y tres quirófanos para asumir la actividad que hasta ahoora asumía la Clínica del Vallès. El consejero garantizó que la medida no afectará a la calidad asistencial y todos los pacientes serán atendidos en el mismo municipio, por lo que no tendrán que trasladarse a otras localidades para recibir asistencia sanitaria. El Consorcio Sanitario de Terrassa (CST) y la Mútua de Terrassa dispondrán de 32 camas más y dos quirófanos para acoger el resto de la actividad procedente de las clínicas privadas.

Comín confirmó así en el Parlament que los hospitales públicos de la comarca del Vallès, comarca a la que pertenecen también ambas clínicas privadas, están preparados para asumir toda la actividad derivada y rechazó que se vayan a alquilar espacios a las entidades con ánimo de lucro para realizar toda esa asistencia extra. Tras hacer un repaso de las camas que se cerraron durante los últimos cinco años por los recortes, el consejero concretó que “la capacidad ociosa” de los tres hospitales ascendía a 295 camas. Esto significa que, desde 2010, Mútua de Terrassa perdió 96 plazas, el CST otras 131 y el Taulí, 68.

En el aire queda todavía saber cómo hará Salud para expulsar al otro hospital privado de Quironsalud, el Sagrat Cor. Este caso es más complejo que los anteriores porque, en vez de realizar actividad de apoyo como las otras dos clínicas, el Sagrat Cor asume una asistencia sanitaria ordinaria y es hospital de referencia para buena parte del Eixample Barcelonés. Además, su relación contractual con el CatSalut no termina hasta 2021.