Opinión

18 meses no es nada

Por ausencia de racionalidad y sentido de la realidad, el secesionismo pisó a fondo el acelerador. Pero eso va a tener un coste en credibilidad institucional, competitividad económica y legitimidad política