Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toda la oposición exige a Cifuentes una ley de memoria histórica

PSOE-M, Podemos y Ciudadanos han sacado adelante la propuesta, a la que se han opuesto los populares

Una de las placas franquistas de Brunete.
Una de las placas franquistas de Brunete.

El pleno de la Asamblea de Madrid ha aprobado un proyecto no de ley para elaborar con la “máxima urgencia” una ley de memoria histórica de la región, gracias a los votos del PSOE-M (impulsor de la iniciativa), Podemos y Ciudadanos. El PP se ha posicionado en contra de la iniciativa. El texto legislativo persigue la protección de los bienes materiales e inmateriales de tal forma que Madrid se homologue con otras regiones, en las que ya se ha legislado al respecto.

Los grupos de la oposición han pedido también que la ley cuente con el máximo consenso y se elabore con las asociaciones de memoria histórica y familiares. Los socialistas piden que exista una dotación de fondos para acabar el mapa de fosas comunes de la Guerra Civil. También proponen que se establezca un contacto fluido con las familias de víctimas y asociaciones memorialistas con el objetivo de localizar, exhumar e identificar a las víctimas. “La memoria no es un ejercicio de nostalgia paralizante, sino una clave fundamental para conocer el presente y para edificar el futuro de todos”, ha defendido ante el pleno Isabel Andaluz, diputada socialista.

Añadió que la Asamblea no puede seguir desamparando a los descendientes de miles de madrileños que dieron su vida por la democracia y las libertades. También recordó que España es el único país miembro de la Unión Europea que carece de una política pública de memoria.

El representante del PP, Juan Antonio López Angulo, reprochó a los parlamentarios de la oposición que no se preocupen de otros problemas mucho más importantes que atenazan a la sociedad madrileña como el paro. “El drama humano actual es el que se esconde detrás de cada una de las 452.000 personas paradas de nuestra región”, comentó. También se ha referido al coste económico que conllevaría la norma, y a que ya se está aplicando en la comunidad la ley estatal al respecto.

Una enmienda transaccional pactada por el PSOE-M, Podemos y Ciudadanos solicita que la ley promueva proyectos de investigación, divulgación y pedagógicos que incluya un catálogo de los lugares de la memoria democrática de Madrid en el que se puedan consultar todos los “símbolos, monumentos y lugares que merezcan esa denominación”.

Pablo Padilla, de Podemos, defendió la postura a favor de la iniciativa de su partido, y señaló que “lamentablemente no se han hecho las cosas bien”. Como ejemplo mencionó la demolición de la cárcel de Carabanchel, “podíamos haber aprendido de otros países como Alemania o Argentina, que han convertido lugares de ese tipo en espacios de memoria”. También propuso la colocación de una placa en la antiguo Dirección General de Seguridad en recuerdo a las personas que fueron torturadas allí.

Desde las filas de Ciudadanos, la diputada Esther Ruíz, recordó a sus abuelos y bisabuelos: “Si vivieran sé que me dirían que condenara cualquier dictadura donde se conculquen las libertades”. La diputada ha advertido que apoyan la propuesta pero con limitaciones. No habrá consenso si alguien pretende “romper o hacer un uso indigno de la voluntad de cerrar una etapa.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram