Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat pacta con Montoro un un plan de tesorería para 2016

El presidente valenciano pide a Hacienda un crédito extra del FLA al 0% de interés

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, conversa con el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, conversa con el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. EFE/Zipi

El presidente valenciano, Ximo Puig, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, han acordado este lunes, tras un encuentro de más de dos horas en Madrid, la elaboración de un plan de tesorería para garantizar la liquidez de la Generalitat valenciana en 2016, que incluye un crédito extraordinario del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) al 0% de interés

Puig ha planteado al ministro seis medidas transitorias para financiar la Generalitat en tanto se negocia un nuevo modelo de financiación autonómica: un crédito extraordinario de 1.800 millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) para compensar el exceso de déficit de 2015, los préstamos del FLA a un tipo de interés del 0% y que se sufrague con cargo a ese mismo fondo todo el gasto generado por los tratamientos de la hepatitis C.

El presidente valenciano ha pedido a Montoro una solución a los impagos acumulados por el anterior Ejecutivo valenciano, del PP, dado que el actual Gobierno autonómico está desembolsando entre 12 y 15 millones de euros mensuales solo para abonar las retenciones por IRPF a los funcionarios de la Generalitat impagadas por el anterior Ejecutivo de Alberto Fabra.

Montoro se ha comprometido, según la Generalitat, a establecer un calendario de pagos para atender las necesidades de la comunidad autónoma para que no pase como en años anteriores en que hubo meses que, debido a los retrasos en el abono del FLA extraordinario, la Administración valenciana tenía serios problemas de liquidez.

El responsable de Hacienda no ha concretado la cantidad del crédito. Ha recordado que la Generalitat se ahorrará este año 631 millones de euros por intereses de sus deudas y cobrará 952 millones de euros de la liquidación del sistema de financiación de 2014, favorable a las comunidades autónomas. Sí ha asegurado que a finales de este año, como en ejercicios anteriores, se repartirá el FLA que no se utilice por parte de las comunidades adheridas al Fondo, pero no ha concretado cifras.

Puig quiere además que el Estado asuma la multa de 18,9 millones de euros impuesta por la Unión Europea a la Administración valenciana por la manipulación del déficit, heredada del anterior Gobierno del PP y que el ministerio ponga en marcha lo antes posible una comisión de expertos que analice en profundidad el sistema de financiación. Montoro, que ha reconocido la situación de infrafinanciación que arrastra la Comunidad Valenciana, está de acuerdo en poner en marcha la comisión de expertos.

El jefe del Consell ha defendido que la "discriminación permanente por parte del Gobierno de España está afectando directamente a los  servicios públicos y a la calidad de vida de los valencianos". De contar con una financiación adecuada "podríamos cumplir con el objetivo de déficit", ha subrayado Puig.

La polémica del déficit

Puig ha insistido al ministro que la desviación del déficit valenciano no se debe a un gasto excesivo, sino a un problema de falta de ingresos estructural . "No se trata del gasto. La inversión por habitante en servicios básicos de la Generalitat está por debajo de la media del conjunto de las comunidades autónomas", ha defendido.

La Generalitat cerró con un 2,51% del PIB en lugar del 0,7% al que estaba obligada. Según la Generalitat, la mayor parte de la desviación del déficit en la que incurrió la Comunidad Valenciana se produjo en los seis primeros meses de 2015 -el 1,3%-, mientras que en el resto del ejercicio el nuevo Consell tuvo que hacer frente a pagos de 700 millones de la etapa del PP no presupuestados. Durante los seis meses del Ejecutivo de Ximo Puig, el déficit solo se desvió en un 0,5%.

Más información