Musulmanes bajo el Born

El Ayuntamiento excavará en la Barcelona arrasada en 1714 para completar la historia del yacimiento, que oculta una necrópolis islámica

El yacimiento del Born, que será objeto de excavaciones en 2016 para conocer todo su potencial.
El yacimiento del Born, que será objeto de excavaciones en 2016 para conocer todo su potencial. carles ribas

El Born Centre Cultural es un lugar consagrado a la memoria de la Barcelona arrasada por las tropas de Felipe V en 1714; un espacio que el nacionalismo ha utilizado para reforzar sus reivindicaciones, ya que el yacimiento de más de 8.000 metros cuadrados en el que se pueden ver restos de 63 de las 1.000 viviendas destruidas para construir la ciudadela militar, ha acabado convertido, después de 12 años de obras de reformas y 84 millones de euros de inversión, en una especie de parque temático que muchos catalanes identifican son su “zona cero”. Entre ellos, Quim Torra, que dirigió el centro hasta este año, cuando pasó a presidir Òmnium Cultural.

Pero la apertura del Born CC en septiembre de 2013 presentaba los restos como una foto fija del barrio de La Ribera a comienzos del siglo XVIII, sin haber agotado la potencia de este yacimiento. Algo que cambiará cuando a finales de junio comiencen los trabajos de excavación en el interior del Born. Lo explicó ayer el arqueólogo Toni Fernández, durante la conferencia inaugural del I Simposio Internacional de Arqueología del Born en la que aseguró que el yacimiento permanece “en un 60% inédito, sin excavar”. Para el experto, que explicó estos planes en presencia de Carme Miro, responsable del Plan Barcino y Gemma Hernández, arqueóloga territorial de la Generalitat. “No se trata de perder la esencia de esta fase, pero sí llenar los vacíos actuales. Por eso, se excavará con ayuda de estudiantes de la Universidad de Barcelona en un par de lugares, que se han de acabar de concretar”, explicó Fernández.

¿Esclavos?

Los trabajos obligarán a levantar parte de los pavimentos que ahora pueden incluso pisarse. Entre los objetivos está conocer mejor la cronología de la única necrópolis musulmana localizada en la ciudad. “En 1991 se excavaron en la Plaça Comercial 4.800 metros cuadrados localizando restos de 32 casas y, debajo, dos necrópolis, con 32 enterramientos, 17 de ellos musulmanes y el resto de época tardorromana”, asegura Fernández, que mantiene que el estado de conservación de las estructuras que aparecieron entonces era deficiente, por lo que tras documentarse se destruyeron para construir el parking previsto. “En diciembre se sabrá el resultado de los estudios para determinar si son enterramientos de los siglos VIII o del siglo XIII. Si son de este último momento pueden pertenecer a esclavos, como daría a entender que uno de los enterrados lleve grilletes”. Por el contrario, si fueran del siglo VIII dejarían claro que la presencia musulmana en la ciudad es más importante de lo que se ha asegurado hasta ahora. En las excavaciones de 2012 y 2013, previas a la apertura del Born, se comprobó que la necrópolis continuaba bajo la estructura de hierro del mercado.

Fernández (a la derecha), durante su conferencia inaugural sobre el Born.
Fernández (a la derecha), durante su conferencia inaugural sobre el Born.

Para Fernández, el Born tiene sentido como yacimiento y “no si solo es un decorado”. Por eso, se ha de potenciar su estudio e investigación. “Tenemos toda la documentación, pero la hemos de conectar con la arqueología para llegar a saber cómo ha evolucionado esta parte de la ciudad durante 500 años; cómo ha cambiado cada una de las casas y el urbanismo desde el siglo XIII, cuando se crea el entramado de la ciudad. Se ha de crear una base de datos y una planimetría que permita saber cuántos pozos había en el siglo XIV o cuántos muros son del siglo XV. Saber qué comían los barceloneses de entonces o cómo era el paisaje. Será fantástico”, mantiene Fernández.

El simposio permitirá conocer experiencias similares en ciudades como Bruselas, Chaves (Portugal), Roma o Montreal. Hoy se hablará de las posibilidades de las app para interpretar el patrimonio y se presentará una recreación en 3D de la Barcelona de 1700, realizada por la empresa Veclus. En ella se comprobará como la Barcelona de entonces era una ciudad baja para la época, con casas de planta baja y uno o máximo dos pisos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50