Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace el primer curso de catalán en Internet creado por voluntarios

En tres días 5.000 personas se han animado a aprender la lengua catalana en Duolingo

El curso de catalán de Duolingo.
El curso de catalán de Duolingo.

Un grupo de nueve voluntarios ha estado trabajando durante el último medio año en la creación de un curso de catalán en la plataforma para aprender idiomas Duolingo. Lo han puesto en marcha esta semana y en tan solo tres días ya se han apuntado 5.000 personas. El método que esta red social utiliza para practicar lenguas se basa en la traducción y el curso va dirigido a hispanohablantes. Hay que saber castellano para apuntarse. Las unidades didácticas están pensada para seguirlas "más como un juego que como un curso de idiomas". Lo cuenta así uno de los voluntarios, Xavier Méndez, un filólogo de 29 años y vecino de Sabadell (Barcelona), que considera que la nueva herramienta puede convertirse un complemento a Parla.cat, el sitio web para aprender catalán de la Dirección general de Política Lingüística de la Generalitat.

El gat beu aigua, la gata beu llet [El gato bebe agua, la gata bebe leche] es la primera frase que se propone a los alumnos del curso en una de las lecciones donde se aprenden los nombres de los animales. Para resolver el ejercicio hay que traducir la oración al castellano. Las traducciones a veces también se tienen que hacer a la inversa. Una vez resuelta la pregunta existe la posibilidad de discutir los matices de la frase con otros miembros de Duolingo. En caso de dar una respuesta errónea, si no se está de acuerdo con el veredicto, los alumnos pueden decir la suya a los creadores del curso.

El curso de catalán de Duolingo ha estado seis meses en la incubadora de la plataforma, donde los voluntarios pueden emprender la iniciativa de crear cursos de lenguas que no tienen presencia en la herramienta. A pesar de que en el equipo catalán hay filólogos, también ha contado con la participación de personas con otros perfiles, como un ingeniero informático o un médico, Ferran Campillo, que es el coordinador del proyecto. Este residente de Pediatría en el Hospital Universitario La Paz de Madrid, que se crió en el Maresme, ve las lenguas como una de sus "grandes pasiones". Duolingo le pidió que se encargara del curso después de que hiciera varias aportaciones en foros de la red social relacionadas con la cultura catalana. Campillo ha participado en otros proyectos colaborativos vinculados a la lengua, como en la traducción de la aplicación de la Biblia más popular, YouVersion.

El anuncio de creación del curso de catalán suscitó en su momento el interés de 13.000 internautas, según los voluntarios. Como todos los temarios de Duolingo, está estructurado en varias unidades representadas en forma de árbol y, al inscribirse, los estudiantes pueden hacer una prueba de nivel para exonerarse –la aplicación utiliza este verbo– de algunos de los temas. Actualmente el curso de catalán está en fase de pruebas. "Si vemos que que hay muchos errores constantes en los ejercicios querrá decir que no lo hacemos lo suficientemente bien para que se aprenda la lengua", cuenta Méndez. "A medida que recibimos comentarios y hacemos las modificaciones pertinentes la tasa de errores disminuye. Cuando se llegue a un nivel razonable –cerca a un 3% de errores– el curso pasará a ser estable", añade. Será entonces cuando la aplicación para móviles de Duolingo también incorporará el catalán. Ahora mismo solamente se puede practicar vía web.

Méndez opina que entre las personas que utilizan Duolingo se establece "una solidaridad lingüística muy bonita". Si bien el curso está pensado para hispanohablantes, "también hay estudiantes que no tienen el castellano como lengua inicial, sobre todo anglófonos y también algún francófono –tienen nociones de castellano y no quieren esperar–, que han decidido hacer el curso de catalán partiendo del castellano", comenta. El equipo se plantea en un futuro adaptar las lecciones para que se puedan cursar partiendo de otras lenguas.

La traducción como método de aprendizaje

"Personalmente soy traductor y creo que se puede aprender una lengua a partir de la traducción", afirma Méndez respondiendo a la principal crítica que recibe Duolingo. Argumenta que "el cerebro está programado para saltar de una lengua a otra" y lo ejemplifica diciendo que "allá dónde en catalán tenemos taula [mesa] tendremos que buscar un fichero en nuestra cabeza donde diga table en francés", como si se tratara de un diccionario pero "buscándola en el cerebro".