La científica María Blasco: “Vamos a conseguir alargar la juventud”

La directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas cree que España está a la vanguardia de la investigación celular pero debe recuperar inversiones

La científica María Blasco durante la conferencia impartida en Alicante.
La científica María Blasco durante la conferencia impartida en Alicante. PEPE OLIVARES

El reto es saber cómo funciona el proceso del envejecimiento celular. Lo ha explicado esta mañana María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), durante una visita a la Universidad de Alicante, provincia de la que es originaria una de las científicas más brillantes de España.

El título de la conferencia que ha impartido -Hacia un futuro sin enfermedad- “es un titulo provocativo”, confiesa Blasco, “destinado a captar la atención de los estudiantes”. Pero es también un objetivo de quienes, como ella y su equipo, en el que participan científicos españoles y de países tan avanzados como Estados Unidos o Alemania, trabajan para entender y combatir las claves del envejecimiento.

¿Puede esta generación alcanzar el sueño de la eterna juventud? Blasco sonríe y duda: “Bueno, las últimas investigaciones que ha habido en ratones indican que la longevidad es modulable, que se puede aumentar significativamente. En ratones se ha conseguido casi duplicar y un ratón es muy similar a un humano. Así que sí creo que vamos a conseguir alargar la juventud y en consecuencia vivir más”. De hecho, según explica la directora del CNIO, “al estudiar a las personas supercentenarias hemos descubierto que llegan a serlo porque han conseguido desarrollar las enfermedades más tarde”. Por eso, “el objetivo número uno no es hacer que vivamos el doble, sino lograr que las enfermedades no aparezcan prematuramente”.

“Es intolerable que cada vez tengamos móviles más sofisticados y aún no sepamos tratar el Alzheimer”

Ha sido precisamente la investigación del cáncer la que “nos ha enseñado que una de sus características es que esas células tienen la capacidad de ser inmortales, de ser eternamente jóvenes, al contrario que nuestras otras células, que son las que nos hacen envejecer”. A su juicio, el camino es “entender este proceso y acabar con la gran lacra que supone que personas de 40 años sufran un infarto, o un cáncer. Es intolerable que cada vez tengamos móviles más sofisticados y aún no sepamos tratar el Alzheimer”.

Blasco sabe lo sugestivo que resulta mencionar la palabra “inmortalidad”. “Hay un matiz”, precisa, “las células pueden ser inmortales siempre que les demos de comer; ningún ser vivo puede ser inmortal porque siempre lo puedes matar. Pero las células del cáncer tienen la capacidad potencial de seguir vivas indefinidamente, cosa que no tenemos los humanos”. Todo estos temas, “que pueden resultar tan filosóficos, realmente se están estudiando”, afirma la investigadora alicantina. “Quizá los estudiantes que hoy asistan a mi charla resuelvan algunos de estos asuntos en el futuro”, asegura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Respecto al estado de la investigación en España, Blasco asegura que “a pesar de que hemos sufrido unos recortes del 40% en los presupuestos dedicados a la Ciencia que esperamos que pronto se recuperen”, la investigación en su especialidad, los procesos celulares del envejecimiento, se halla a la vanguardia mundial. “En España hay grupos muy buenos que compiten internacionalmente, como los Centros de Excelencia Severo Ochoa o el propio Centro de Neurociencias de Alicante, y así lo reconoce la comunidad científica”, concluye.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS