Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía rastrea las comisiones de cuatro empresarios a ‘Júnior’

Los directivos pagaron a Jordi Pujol Ferrusola por trabajos no justificados, según la investigación

Jordi Pujol Ferrusola tras el registro de una de sus casas.
Jordi Pujol Ferrusola tras el registro de una de sus casas.

La operación contra la familia Pujol también se dirigió contra cuatro de los empresarios que, presuntamente, pagaron sobornos a Jordi Pujol Ferrusola, Júnior. La mayoría de esos directivos ya están imputados desde hace un año por la Audiencia Nacional e incluso han declarado ante el juez. Según su versión, los trabajos de asesoramiento por los que pagaron a Júnior eran reales, a pesar de que en la mayoría de casos no existe soporte documental que los justifique. Los agentes de la UDEF creen, en cambio, que los pagos eran una contraprestación por los servicios de Júnior como intermediario en el logro de adjudicaciones. Ayer, registraron sus casas y empresas en busca de pruebas documentales.

Los agentes irrumpieron en la vivienda del vicepresidente del Barça Carles Vilarrubí, en el barrio barcelonés de Pedralbes. La policía investiga a Vilarrubí, que declaró como testigo, por el trasvase de fondos con Júnior. Otra persona vinculada al Barça —el exvicepresidente Jaume Ferrer— fue objeto de investigación. Está imputado por pagar 435.000 euros al primogénito por los supuestos “clientes” que proporcionó a su empresa.

También fue inspeccionado el domicilio del empresario Carles Sumarroca, propietario del conglomerado Comsa-Emte e hijo de uno de los fundadores de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Sumarroca está imputado por haber remunerado a Júnior por asesoramientos que la policía considera falsos.

El empresario Luis Delso también recibió la visita de la UDEF en su casa del barrio madrileño de Chamberí. Los agentes registraron también la sede de su compañía, Isolux. La Audiencia Nacional sospecha que abonó comisiones a Pujol por 1,2 millones por operaciones dudosas en México y Gabón. Según los informes que obran en la causa, Isolux compró por casi 14 millones un negocio de Júnior en México.

Tras el registro de la casa familiar, el primogénito acompañó a los agentes al número 5 de la calle Ganduxer, donde están ubicadas algunas de las empresas bajo sospecha, como Iniciatives Marketing o Active Translation.