Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Sortu ha asumido la derrota de ETA, pero hace como que no”

Cree que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy y el de la Generalitat, Artur Mas "llevan a Cataluña a un desastre"

Roberto Uriarte en la Plaza Nueva de Bilbao
Roberto Uriarte en la Plaza Nueva de Bilbao

El secretario general del Podemos Euskadi, Roberto Uriarte, (Bermeo, 1960), profesor de Derecho Constitucional en la Universidad del País Vasco, cree que entre Mariano Rajoy y Artur Mas “están llevando a Cataluña a un desastre”. Apuesta por una reforma constitucional que articule el ejercicio de la soberanía popular en sintonía con la sentencia sobre Quebec del Tribunal Supremo de Canadá. Ese tribunal dijo que una región no puede separarse unilateralmente sin negociar con el Gobierno central, pero también observó que el Ejecutivo central también está obligado a negociar y que un apoyo claramente mayoritario a la secesión legitimaría una iniciativa separatista que el resto del Estado debería reconocer en ciertas condiciones.

Pregunta. ¿Tsipras es un ejemplo de vender lo que no se puede hacer?

Respuesta. En solo unos meses Tsipras ha tenido que arreglar el desaguisado que han dejado los gobiernos corruptos e indecentes del bipartito durante decenas de años, y que han llevado el país a la bancarrota. Tiene un enorme apoyo popular y muy claras las cosas y creo que mantendrá el apoyo de la mayoría.

P. ¿Cree posible una reforma constitucional que convierta España en una nación de naciones y además dé cauce a que una de ellas pueda marcharse?

R. Las propuestas que se están planteando no suponen ninguna solución ni para ese derecho a decidir ni para nada. Van por el camino equivocado. Yo soy partidario de una reforma que amplíe la participación, garantice la independencia de las instituciones del Estado, garantice los derechos sociales y aborde el modelo territorial.

P. ¿Modelo territorial con puerta de salida?

R. La puerta de salida de cualquier modelo territorial la debe de marcar la voluntad de los ciudadanos como dijo el Tribunal Supremo de Canadá en la sentencia sobre Quebec, que es, digamos, el faro que debe de guiar esta materia.

P. ¿Es decir sí hay que regular el ejercicio de la soberanía?

R. Antes de definir el modelo que queremos, habría que definir sus condiciones y nosotros creemos que son la definición del Estado como plurinacional y la regulación de las condiciones del ejercicio de la soberanía popular en materia territorial.

P. ¿Cree que es compatible con la reforma federal y asimétrica que propone el PSOE?

El PSOE no se cree ni sus propias propuestas"

R. Cuando el PSOE ha estado en el Gobierno y ha tenido mayorías suficientes no ha hecho nada. El PP directamente ha petrificado la Constitución aunque ahora que faltan tres meses para las elecciones diga que se puede hablar. No me fio ni de una propuesta socialista que ni ellos se creen, ni del PP que sólo busca recentralizar el Estado.

P. ¿Y las de IU?

R. Son coherentes con sus demandas históricas.

P. En Cataluña les acusan de pasar de puntillas por encima de este asunto de la soberanía.

R. En Cataluña, Podemos está en una situación de moderación y, en medio de un choque de trenes, al que propone tender puentes le pueden acusar de eso que dice usted y de mucho más. Rajoy y Mas están llevando a Cataluña a un desastre, generando el odio entre los nacionalistas de un lado y de otro.

P. ¿Asume la tesis del conflicto político para explicar cinco décadas de asesinatos, o respalda la del totalitarismo etarra?

R. Ni una ni otra. Soy antimilitarista y convencido de que es mucho más eficiente la resistencia civil. ETA no supo adaptarse a los tiempos y hoy sigue sin entender el mensaje de la ciudadanía. Van por el buen camino pero tarde y lento.

P. ¿Y la izquierda abertzale va por el buen camino?

R. Hay sectores que se han separado de su historia reciente y otros que no lo entienden.

P. ¿Usted dijo que Sortu era el problema para acercarse?

R. Lo sustancial es lo que tienen que cambiar para acercarse ellos a la sociedad. Y tienen que cambiar las formas. No puede hablar del PSOE y del PP como enemigos, o mostrar carteles de ETA en las fiestas. Han asumido la derrota de ETA pero en las formas hacen como que no.

P. ¿Se puede construir un país con planteamientos identitarios?

R. La soberanía no está en la nación, sino en el pueblo, en la ciudadanía. Yo soy un vasco que no tengo ningún interes en que el Estado se rompa o en que se creen más fronteras de las que hay. Trabajamos en alternativas para que los vascos se sientan cómodos dentro de ese Estado.

P. ¿Qué PNV le gusta más, el pragmático de Ortuzar o el soberanista de Egibar?

R. Ninguno de los dos. Creo que es una teatralización, un juego. El PNV quiere pescar en todos los caladeros. Unos apuestan por la independencia y otros no. Igual que no me gusta el juego de Artur Mas en Cataluña o el de Rajoy en Cataluña y en Euskadi, no me gusta el de los nacionalistas de sacar rédito electoral de calentar los sentimientos identitarios.

P. ¿Defiende una alianza de izquierdas contra Rajoy?

R. La ciudadanía no desea sopas de siglas sino visibilizar las opciones de cambio. Tiene que haber una opción clara de cambio que se identifica con Podemos, frente al bipartito, y en esa opción de cambio tiene que haber una papeleta de cambio, de Podemos, pero con más gente que pueda aportar cosas.

P. No ha dicho ni una sola vez la palabra casta.

R. En general no la uso. Genera confusión con la de la Academia. La acepción creada por Íñigo Errejón puede resultar ofensiva para gente de los partidos tradicionales que trabajan por sus ideas y no ha sacado rédito a su militancia, no son casta.