Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS CONFLICTOS DE LA FAMILIA PUJOL

La policía acusa a cuatro hijos de Pujol de justificar cobros con facturas falsas

Los acusados cobraron más de 100.000 euros por supuestos trabajos de asesoramiento

Josep Pujol i Ferrusola comparece por videoconferencia ante la comisión.
Josep Pujol i Ferrusola comparece por videoconferencia ante la comisión. EP

La policía ha dado un paso más en la investigación sobre los pagos que un socio de Rodrigo Rato, José Manuel Solà, hizo a diversos miembros de la familia Pujol. En un informe remitido al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, al que ha tenido acceso EL PAÍS, los investigadores concluyen que cuatro hijos del expresidente catalán Jordi Pujol —Josep, Oleguer, Jordi y Pere— presentaron “facturas falsas” a una empresa de Solà para cobrar más de 100.000 euros por supuestos trabajos de asesoramiento en una operación inmobiliaria. Los investigadores no han hallado rastro alguno de esos servicios facturados.

En 2007, el socio de Rato abonó una factura de casi 68.000 euros a Josep Pujol Ferrusola —con el que había compartido un negocio inmobiliario— por “análisis, estudios e informes” sobre “la venta de un hotel en Bagergue”. La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) considera que se trata de un pago injustificado: primero, porque “no hay rastro alguno” de los supuestos trabajos y el supuesto contrato fue solo verbal; segundo, porque las personas que sí está constatado que participaron en la operación “no tienen constancia” de que lo hiciera Josep Pujol; y tercero, porque “no se acierta a localizar correctamente” el lugar donde está el hotel: Baqueira, en el Pirineo catalán.

La Policía ha entrevistado a las personas que intervinieron en la compraventa del hotel, incluido el intermediario. Que Josep Pujol también fuera contratado para el mismo fin “carece de lógica empresarial”, subraya el informe policial, ya que “contratar a dos intermediarios para la venta de un mismo inmueble (…) supone doblar gestiones, contactos y ante todo gastos”.
Además de los pagos a Josep Pujol, la documentación analizada pone de manifiesto que la empresa de Solà (Bagernorte) abonó, en las mismas fechas, cantidades idénticas (15.468 euros a cada uno) a empresas controladas por otros tres hermanos de la familia Pujol: Drago Capital (Oleguer), Iniciatives, Marketing i Inversions (Jordi) y Blau Consultoría (Pere). La participación de este último ha salido a la luz en este informe, una vez que la policía ha analizado la documentación aportada por las empresas a petición del juez el pasado junio.

El intermediario “real” no sabe nada del clan

La policía ha “reconstruido” la operación inmobiliaria que culminó con la venta, en 2007, del hotel de Baqueira, hasta entonces propiedad de Solà. El comprador, Eduardo C., declaró que intervino la sociedad Richard Ellis, y que nada sabe de la participación de empresas de los Pujol. Lo mismo dijo el representante de Richard Ellis, que señaló como intermediario “real” a Álvaro C. Este afirmó que Solà, del que es amigo, le encargó “buscar compradores” para su hotel. Añadió que no es normal que, en una misma operación, se contrate a dos intermediarios distintos.

Cantidades “exactas”

Jordi cobró por la “búsqueda de emplazamientos en Bagergue”; Pere, por “asesoría en materia ambiental”, y Oleguer, también por participar en la operación. Esos son los conceptos que figuran en las facturas pagadas por Solà y que la policía considera “falsarias”. “No se ha podido obtener un solo dato que acredite que las facturas emitidas” por esas sociedades “estén justificadas por la prestación de algún servicio real”, concluye.

Ante los investigadores, Solà y su esposa declararon que el encargo de buscar comprador para el hotel “se realizó únicamente a Josep Pujol”. Fue este quien pidió que pagara una parte de la cantidad (la misma) a las empresas de sus hermanos. “Es difícil de entender”, sostiene la policía, que los tres servicios ofrecidos por Pere, Jordi y Oleguer “cuesten exactamente lo mismo”. Los investigadores admiten que “ignoran” el “motivo real de esos pagos”.

Pagar una deuda

Fuentes cercanas a la familia Pujol ofrecen su versión de lo ocurrido. Entre 1999 y 2007, Josep Pujol tuvo una participación en la sociedad de Solà, Hotel Xalet Bassibe, propietaria del hotel de Baqueira. Al mismo tiempo, su sociedad patrimonial, MT Tahat, “prestó dinero” (casi 24.000 euros) a otra empresa de Solà. En 2007, cuando se vendió el hotel, según las mismas fuentes, Solà y Pujol decidieron “liquidar todas sus relaciones económicas”: el entonces socio de Rato debía abonarle más de 100.000 euros.

Esas fuentes insisten en que Josep Pujol trabajó en la búsqueda de un comprador para el hotel y admiten que fue él quien indicó a Solà que abonara el resto del dinero a empresas de sus hermanos. La explicación dada por el entorno de los Pujol es que Josep debía dinero a Jordi, Oleguer y Pere “por cuestiones personales” que prefiere no precisar. De esa forma, Josep logró saldar la deuda. Se trata, subrayan las mismas fuentes, de una práctica habitual que está contemplada en el derecho civil.

Los pagos del socio de Rato han salido a la luz durante la investigación por los negocios inmobiliarios de Oleguer Pujol. El benjamín de la familia está imputado por blanqueo de capitales y fraude fiscal en la Audiencia Nacional, que indaga la licitud de sus negocios inmobiliarios millonarios a través de la sociedad Drago Capital.