Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alaya ataca a su sucesora y duda de que pueda asumir las macrocausas

"Me inquieta que Bolaños mantiene una estrecha amistad con Llera", dice la juez

Mercedes Alaya. Ampliar foto
Mercedes Alaya.

Inédito y durísimo ataque entre magistradas. La juez Mercedes Alaya ha cuestionado la capacidad de su sucesora como titular del juzgado de los ERE, María Núñez Bolaños, para asumir las macrocausas. Así lo asegura en el escrito remitido en junio al Poder Judicial con el que pugna por hacerse con los ERE, los cursos de formación y los avales a empresas durante los seis meses que durará su comisión de servicio en el juzgado sevillano. "La nueva titular me genera una gran inquietud, pues al margen de sus escasos conocimientos de la jurisdicción penal por su veteranía como juez de familia, dicha ausencia de confianza deriva de datos objetivos de su actuación", asegura la magistrada.

Con esta premisa, Alaya desconfía de que su sucesora tenga la "seriedad" y el "rigor" necesario para instruir unas causas que necesitan "agilidad" en su tramitación, motivo por el que recuerda se ha aprobado las comisiones de servicio. "Las máximas de seriedad y rigor necesario no se dan en María Ángeles Núñez frente a la experiencia y los resultados que humildemente, pero también de manera innegable, avalan mi trayectoria", señala Alaya, según adelanta este viernes Diario de Sevilla. "Mi gran preocupación ha dejado de ser la ralentización de las causas (que sin duda se produciría), sino la ausencia de confianza que su actuación me genera por su actuación en los ERE y cursos de formación", añade. A preguntas de los periodistas, Núñez Bolaños ha señalado este viernes que el procedimiento de Alaya "no es elegante" y que "no son las formas", informa Efe.

En su escrito, Alaya también cuestiona la independencia de Núñez Bolaños por su amistad con el consejero de Justicia, Emilio Llera. "Se da la circunstancia de que la prensa en general, cuestión que expongo como mero lector sin la menor certeza, pero que a la vez me inquieta, pone de manifiesto que la señora Núñez Bolaños mantiene una estrecha amistad con el consejero de Justicia, don Emilio de Llera, notorio detractor del trabajo de esta instructora", señala Alaya. Sobre este asunto ya se pronunció la semana pasada Llera, quien aseguró que es amigo de "todos los jueces" de Sevilla. "Busque usted un juez de Sevilla que no sea amigo mío, búsquelo a ver si es capaz de encontrarlo. Van a tener que buscar al sustituto en la estratosfera", ironizó.

La magistrada alega que debería seguir con los ERE "sin interferencias durante los seis meses que ha de durar la comisión" y tener autonomía para pedir en su caso "la colaboración o refuerzo si lo considerara necesario". Alaya asegura que considera "un error" que Núñez Bolaños asuma la investigación sobre los avales o la formación si lo que se busca es "la agilidad, eficacia y la aplicación de protocolos de experiencia" pues en la formación "existe un estudio tan avanzado de la misma". "Es imposible que la titular pueda informar de causas que no conoce, e ineficaz y perturbador que pueda proponer refuerzos o medidas sobre dichas causas a su simple parecer", remata la magistrada. 

La juez Alaya también se pronuncia sobre la intención de Núñez Bolaños de dividir los ERE, decisión a la que siempre se ha opuesto pese a las recomendaciones del resto de órganos judiciales. "Pretende aprovechar estos días de estancia en mi actual plaza de la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla para dividir la causa en piezas para el reparto de su enjuiciamiento, cuando olvida o mejor desconoce que casi la mitad de las ayudas deben ser remitidas al Tribunal Supremo que entiende de los presuntos delitos de prevaricación-malversación del señor Viera", afirma la magistrada antes de reconocer que si hubiera que dividir el caso debería hacerlo ella porque es quien "tiene mejor conocimiento y visión global de la causa". 

Ante las alegaciones de Alaya, la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha pedido al Poder Judicial que valore la "falta de voluntad de colaborar" de la juez. Tras asegurar que sus palabras están "totalmente fuera de lugar", la sala que preside Lorenzo del Río asegura que las alegaciones de Alaya "denotan una evidente falta de voluntad de cumplir el objetivo de colaboración con la titular, aspecto que debiera ser convenientemente valorado". En este sentido, el TSJA recuerda a la magistrada su posición actual de colaboradora y que el funcionamiento del juzgado es responsabilidad de la nueva titular. Sobre las dudas de Alaya sobre Núñez Bolaños, los magistrados recuerdan que "ha accedido al cargo tras la resolución de un concurso de plazas judiciales de carácter reglado, sin que resulte lícito, por tanto, cuestionarse su idoneidad e independencia".