Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Wert compara la inmersión lingüística con el franquismo

Barberà (CiU) acusa al PP de querer implantar un modelo educativo que segriegue por lengua

El diputado de ERC, Joan Tardá, en plena bronca parlamentaria.

El Ministro de Educación, José Ignacio Wert, comparó ayer el estatus actual del castellano en la escuela en Cataluña con “la situación del catalán en esas épocas que tanto les agrada recordar”, en referencia implícita al franquismo. Las declaraciones, teóricamente sin micrófonos, las hizo a periodistas en los pasillos del Congreso después de una sesión de control en la que CiU le preguntó por el recurso contra la matrícula escolar catalana. Varios partidos y el propio Gobierno catalán afearon al ministro la comparación. Wert después se disculpó.

A la interpelación del diputado Martí Barberà (CIU) en la sesión de control, el ministro dijo que el recurso contra la matrícula ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) responde al supuesto desacato por parte de la Generalitat en su obligación de darle al castellano su condición de lengua vehicular, como lo estableció el Tribunal Supremo.

El diputado de CiU le recordó a Wert el gran consenso social que tiene la escuela catalana y acusó al Gobierno del PP de “querer desestabilizar la inmersión lingüística” y pretender imponer un modelo segregado por lengua como en el País Vasco o Navarra. “Ninguna ley del Estado jamás se ha opuesto [a la inmersión lingüística]”, defendió Wert, que pidió hacer este método “compatible con la no exclusión del castellano”.

Como el ministro agotó el tiempo de su intervención, el micrófono fue silenciado justo cuando iba a exponer cuál es para él la situación del castellano en Cataluña. Varios periodistas lo buscaron posteriormente en los pasillos para que completara su intervención. Según varios presentes, Wert aseguró que el tratamiento del castellano en Cataluña en este momento es similar al de “una lengua extranjera” y al que tuvo el catalán en “otras épocas que tanto les agrada recordar”, en referencia implícita a la dictadura.

Estas declaraciones corrieron por el Congreso. La primera reacción vino del diputado Joan Tardà (ERC), cuando se debatía sobre otro tema. El republicano calificó de ignorante a Wert: “¡Hay que ser mala persona, hay que ser muy fanático para ofender así a miles de personas que fueron apaleadas durante el franquismo por hablar catalán”, gritó. La vicepresidenta Celia Villalobos le retiró la palabra y lo expulsó de la tribuna. Joan Coscubiela, de Iniciativa, también abandonó el hemiciclo.

Un portavoz de Educación negó “rotundamente” que el ministro hubiera establecido la comparación. Después el propio Wert, durante otra comparecencia, achacó todo a un “malentendido” y calificó de “abominable” el tratamiento al catalán durante el franquismo. Minutos después, el diario Ara divulgó la grabación que confirmaba que Wert sí había equiparado ambas situaciones. Eso sí, en ella, el ministro se niega a repetir la frase para que la prensa no la replique.

El diputado socialista en las Cortes Germán Rodríguez (PSC) pidió al ministro que dimita y lo acusó de querer dinamitar la convivencia lingüística en Cataluña. Por su parte, Josep Antoni Duran i Lleida, el líder de CiU en las Cortes, afirmó en Twitter: “Ahora por atacar el catalán te hacen ministro”.

La polémica llegó el día después de que otros dos centros escolares catalanes tengan que implementar un 25% de las horas lectivas en catalán por orden judicial y que el PP rechace que sea obligatorio saber las lenguas cooficiales para ser juez en las autonomías que las utilizan. Y también en plena campaña electoral, donde la lengua siempre se ha utilizado como un arma arrojadiza.

“Aquellos que durante años han sido los verdugos de Cataluña y del catalán se presentan ahora como las víctimas”, criticó anoche el presidente de la Generalitat Artur Mas durante un mitin en Vic. “En nuestro país hace mucho tiempo que no se vive en blanco y negro”, dijo por su parte la número dos de Esquerra, Marta Rovira, en un acto en Manresa.

La campaña barcelonesa tampoco se quedó al margen de la polémica. Ada Colau, la cabeza de lista de Barcelona en Común, aseguró sentirse “representada por Tardà” y recordó las palabras del diputado David Fernández (CUP) pidiendo para Wert “una inmersión democrática”. Solo Alicia Sánchez Camacho (PP) salió en defensa del ministro: “Se generan polémicas donde no las hay”.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información