Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rus gana tiempo mientras el ‘caso Imelsa’ desgasta la campaña del PP

Arranca la comisión de investigación y Fabra espera a tener pruebas para actuar

Emili Altur, de Compromís, preside la comisión de investigación sobre Imelsa en la Diputación de Valencia.
Emili Altur, de Compromís, preside la comisión de investigación sobre Imelsa en la Diputación de Valencia.

La constitución de una comisión de investigación en la Diputación de Valencia presidida por la oposición, a 24 días de las elecciones, y la actitud del presidente en funciones de la Generalitat y del PP valenciano, Alberto Fabra, que ayer expresó la portavoz del Consell, María José Català, de no adoptar medidas mientras no haya pruebas, permitieron este jueves al presidente de la Corporación y del PP provincial, Alfonso Rus, ganar tiempo ante el caso Imelsa.

Un tiempo presumiblemente escaso, dado que el escándalo de supuesto cobro de comisiones ilegales, entre otras irregularidades cometidas desde esa empresa de la Diputación, —cuyo exgerente, Marcos Benavent, mano derecha de Rus en su momento, está en paradero desconocido—, se encuentra bajo investigación judicial a instancias de la Fiscalía Anticorrupción, y cada día depara una sorpresa desagradable al PP (la cadena SER informó ayer de que las pesquisas se extienden a una supuesta trama de blanqueo de capitales que implicaría al propio Rus).

“No he hecho nada malo”, reiteró Rus tras la puesta en marcha de la comisión de investigación que preside el diputado provincial de Compromís, Emili Altur. Y añadió que dimitir “sería de cobardes”. El dicharachero dirigente del PP siguió presentándose como una víctima propiciatoria, incluso de su propio partido. En unas declaraciones a la SER se quejó de que Fabra ha trazado una línea roja muy fina en su caso y lanzó insinuaciones de que pretenden acabar con él desde las propias filas del PP, pese a que fue Esquerra Unida, a través de la diputada provincial Rosa Pérez Garijo, la que llevó al fiscal las supuestas irregularidades en Imelsa. “Todo está direccionado”, apuntó Rus.

La comisión es un “espectáculo de cara a la galería”, dice la diputada de EUPV

Si la línea roja del líder del PP y candidato a presidente de la Generalitat es más o menos fina habrá que esperar a comprobarlo, ya que tras el pleno del Consell, la consejera portavoz abogó por esperar, apeló a “no saltarse la presunción de inocencia” y dijo que, pese a la “preocupación” del presidente y su equipo, “la prudencia es muy sana en estas cosas”. Català reivindicó para Fabra el mérito de ser “el presidente de todas las comunidades autónomas, y en especial de las del PP, que de forma más contundente ha tomado medidas contra la corrupción”.

Los trabajos de la comisión de investigación creada en la Diputación de Valencia, en la que están representados el PP, el PSPV-PSOE, Compromís y Esquerra Unida, comenzaron con las peticiones de documentación de los diversos grupos, que incluyen la querella presentada por los actuales gestores de Imelsa contra los anteriores, los inventarios de bienes, el libro mayor de la empresa, la lista de proveedores y trabajadores, datos de las tarjetas de crédito, extractos de cuentas, consultas de empresas e informes de auditoría.

Tras describirla como “un espectáculo de cara a la galería”, Pérez Garijo aseguró: “Lo que esperamos de esta comisión es que nos facilite la documentación que llevamos pidiendo casi un año”. La diputada de Esquerra Unida denunció que una de las empresas supuestamente implicadas en la trama, Forval C. B. “realizaba pagos a Berceo Mantenimiento”, la empresa de Marcos Benavent, el gerente en paradero desconocido, “y al mismo tiempo parece que se ocupaba del plan de formación de Imelsa entre 2008 y 2009”.

La “constancia” de contar billetes

A. B.

Unos hablan de una grabación, otros de un vídeo e, incluso, de una foto. La existencia en manos de la fiscalía de una prueba, dentro de la investigación del caso Imelsa, que mostraría a Alfonso Rus contando billetes se ha convertido en una especie de icono amenazante. Esquerra Unida, que llevó el asunto a la Fiscalía Anticorrupción, ha reiterado que el material probatorio hará caer a Rus. Pero Alberto Fabra se resiste a mover ficha, tras comprobar que el afectado no está dispuesto a dimitir.

Fabra no esperará esta vez a que haya una imputación, pero sí a tener pruebas tangibles de las supuestas irregularidades en las que habría participado Rus. El vicepresidente de la Diputación, Juan José Medina, dijo ayer que le parecería grave “cesar a alguien por un titular”. Y añadió que Fabra “deberá tener constancia antes de tomar una decisión”. Hasta dos veces usó la consejera portavoz, María José Català, el mismo término al pedir prudencia. “No tenemos información de forma clara y concreta. Y hay que tener constancia”, dijo.

Medina había cuestionado también la capacidad de decisión de Fabra. “No es competencia exclusiva suya. No seamos tan presidencialistas”, señaló sobre una hipotética expulsión de Rus. Català respondió a eso con contundencia. “Hay tres órganos en el PP que dependen exclusivamente del presidente: el comité de derechos y garantías, el comité electoral y el tesorero”, advirtió. Mientras tanto, Rus insistía en sus declaraciones en que las grabaciones que puedan existir, que habría hecho el propio Marcos Benavent y entregó Esquerra Unida a la fiscalía, están manipuladas. “Si estoy”, dijo sobre la posibilidad de aparecer contando billetes, “que digan de donde he sacado el dinero, no sea que sea mío, que soy empresario”.

Más información