Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta activa un plan para evitar la bacteria que seca el olivar

Agricultura pide restringir la entrada de material vegetal sensible al contagio

La Consejería de Agricultura ha puesto en marcha un plan de acción para la detección y prevención de la xylella Fastidiosa, una bacteria con efectos letales en numerosos cultivos leñosos y que desde 2013 se ceba con el olivar del sur de Italia, donde ya se han arrancado más de 13.000 hectáreas. La consejera Elena Víboras ha trasladado este lunes un mensaje de “tranquilidad” al sector agrario andaluz, con quien se ha reunido en Jaén. Tras recalcar que esta bacteria “no ha llegado a Andalucía”, Víboras ha apelado a la responsabilidad de todo el sector, de quien ha reclamado su colaboración.

Desde el Gobierno andaluz se ha solicitado que las medidas para la entrada en Europa de material vegetal de las especies sensibles procedentes de terceros países, donde la bacteria se encuentra presente, deben ser lo más restrictivas posible. Además, la Junta pide que se refuercen los controles de trazabilidad en los movimientos de material vegetal de las distintas especies sensibles, procedentes de la zona demarcada de Italia. Y se va a aumentar la vigilancia en todos aquellos operadores que comercializan material vegetal sensible, viveros, e, incluso, puntos de venta de plantas no tradicionales como supermercados y grandes superficies.

El plan de la Junta se complementará con las medidas que podría aprobar la Unión Europea este martes.

Pasaporte fitosanitario

La consejería ha trasladado también al Ministerio de Agricultura que se establezca en la Unión Europea la obligatoriedad del pasaporte fitosanitario en el material vegetal procedente de los cultivos de olivo de los distintos países miembros, como ya existe para otras especies como los cítricos, la viña, frutales y ornamentales. La Junta va a llevar a cabo campañas de información entre agricultores y profesionales del sector de la jardinería y los viveros, así como acciones de investigación y formación dirigidas a conocer los detalles de la bacteria detectada en Italia, el comportamiento de los insectos vectores, la sensibilidad de las distintas especies vegetales, además de avanzar en la mejora vegetal y la obtención de variedades resistentes o tolerantes.

Las organización Asaja, que denomina la situación como el “ébola del olivar”, ha recordado que la única manera de evitar el contagio es impedir que la bacteria se importe.