Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fotógrafo del ébola, en el IVAM

El festival Photon inaugura su quinta edición con una exposición del fotorreportero australiano Daniel Berehulak

Una de las fotografías de Daniel Berehulak que se pueden ver en el IVAM.
Una de las fotografías de Daniel Berehulak que se pueden ver en el IVAM.

El fotoperiodista australiano Daniel Berehulak  aterrizó en Monrovia el 22 de agosto de 2014. Fue durante tres meses "testigo de lo peor del virus", contaba el fotógrafo: "Arrebatando la vida de muchos, sin importar su edad, dividiendo comunidades, destrozando hogares, disolviendo sueños y colapsando un todavía frágil sistema sanitario". Para conocer de primera mano los cuidados que se dispensa a las personas afectadas, se introdujo con un periodista "durante tres semanas en un centro de tratamiento contra el ébola en la Liberia rural”.

El resultado es una panorámica de la epidemia que a partir de este sábado puede contemplarse en el Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) y a la que cada cual puede ponerle el calificativo emocional que quiera. Será siempre intenso, nunca indiferente. Retratos en blanco y negro de los trabajadores sanitarios que arriesgaron sus vidas para salvar las de otros; imágenes en color que explican las dificultades cotidianas en medio de la devastación, fotografías de entornos rurales y urbanos que sitúan al espectador en espacios que ha sido escenario de la muerte de más de 10.000 personas.

Cuando se cumple el primer aniversario de la declaración oficial de la epidemia de ébola en África occidental (23 de marzo de 2014), la exposición de este trabajo llega por primera vez a España de la mano del festival Photon, tras tras haber pasado por Nueva York. Permanecerá abierta del 28 de marzo al 24 de mayo en el IVAM. Daniel Berehulak ha sido premiado internacionalmente por su trabajo en Liberia, segundo país del mundo más afectado por la enfermedad.

Para apreciar en toda su dimensión la exposición conviene ponerse, aunque sea imaginariamente, en la piel del fotorreportero. “Antes de llegar a Liberia compré un equipo de protección que incluía 300 pares de guantes, 35 trajes PPE completos, botas de goma, cubrebotas, gafas de seguridad, máscaras quirúrgicas antivirus, precinto para aislar cualquier ranura entre la ropa y para pegar los tres pares de guantes que tenía que llevar”, recuerda. 

“Cuando trabajaba en las ambulancias o en los equipos de enterramiento, me vestía con todo el equipo de seguridad y, al desvestirme, era descontaminado con el resto de miembros del equipo sanitario”, precisa Berehulak en un memorándum de las precauciones que conllevan el periodismo de riesgo si se quiere vivir para contarlo.

Con Ébola, PhotOn Festival abre su quinto aniversario, en "una apuesta firme", subraya la organización, "por mostrar el trabajo de fotoperiodistas que trabajan en profundidad temas de la actualidad internacional". La presentación de Ébola inaugura la edición 2015 que continuará en la semana de actividades del mes de mayo.