Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pastor y Vila desencallan la Ronda del Vallès y mejoras en la R3 de Rodalies

Fomento y Generalitat firman un plan de inversiones de más de 500 millones de euros

Con las elecciones y el fondo Juncker de inversiones —de la Unión Europea— en el horizonte, la ministra Ana Pastor y el consejero Santi Vila cerraron la noche del martes el acuerdo más ambicioso de los que han cerrado en los dos últimos años. El plan podría significar en los próximos años un manguerazo en inversión pública en Cataluña de más de 500 millones de euros que, más allá de la anunciada lanzadera hasta el aeropuerto, permitirán desencallar este año la construcción de la Ronda del Vallès —también conocida como Cuarto Cinturón o B-40—, el desdoblamiento parcial de la línea 3 de la red de Rodalies de Renfe y otras actuaciones relevantes en carreteras e infraestructuras ferroviarias, especialmente el corredor mediterráneo.

Vila se mostraba ayer “francamente contento” por lo que considera un ejercicio de “lealtad y complicidad institucional”. En un encuentro con periodistas destacó que los acuerdos suponen un espaldarazo a la diagnosis efectuada por su gabinete en lo que respecta a “actuaciones estratégicas” para Cataluña. El consejero subrayó que el acuerdo marco permite reiniciar las obras del Cuarto Cinturón en el tramo entre Olesa y Viladecavalls, completando una actuación de 220 millones de euros que podría estar finalizada en 2018 o 2019. Existe también el compromiso de elaborar el estudio informativo de la conexión entre Sabadell y Terrassa, si bien Vila señaló que se trabajará con la intención de alcanzar el consenso con el territorio, muy crítico con los diferentes trazados propuestos.

La otra gran actuación prevista, por unos 95 millones de euros, es el desdoblamiento parcial en tres tramos de la R3 de Rodalies, la línea de Renfe en Cataluña que más acusa la falta de inversiones. La voluntad es la de licitar los proyectos constructivos para desdoblar la línea entre Parets del Vallès y Granollers, Les Franqueses y La Garriga y Balenyà y Vic (un total de 25 kilómetros) y a partir de ahí intentar sacar a concurso las obras en 2016. Esa es una actuación básica para la Generalitat, que considera que esa mejora permitiría mejorar la fiabilidad, la velocidad comercial, las frecuencias (pasando de dos a cuatro por hora) y el número de pasajeros que utilizan la línea.

La actuación de la R3 es, junto a la de la lanzadera del aeropuerto, una prioridad de la Generalitat. En el caso de la conexión ferroviaria con El Prat, el acuerdo firmado recoge la construcción de la estación en la Terminal 2 —inicialmente descartada por Fomento— y una inversión pública de 225 millones de euros, a los que se tendrán que sumar 75 millones que invertirá el operador que se adjudique el concurso a cambio de la concesión del servicio. Vila subrayó que uno de los puntos importantes de la operación es que supondrá “romper con el monopolio de Renfe”, aunque es posible que la compañía pública opte al concurso. Las obras podrán iniciarse en abril próximo, para poner el servicio en marcha en 2018.

Otro punto de acuerdo es el compromiso de Fomento de desdoblar la N-II al norte de Girona y extender a la N-340 y la N-240 la eliminación del tráfico de camiones para reducir la siniestralidad. Respecto al corredor mediterráneo, el acuerdo suscrito desbloquea también los accesos ferroviarios al puerto de Barcelona, permite la construcción de una estación junto al aeropuerto de Girona y garantiza que las dos vías entre Castellbisbal y Tarragona tendrá ancho ibérico e internacional.