Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Gonzalo Anaya apoya la huelga de interinos y alumnado del día 25

La movilización convocada por el STEPV coincide el mismo día con la del Sindicato de Estudiantes por los títulos de grado

Al mismo tiempo que el Sindicat d'Estudiants del País Valencià, convocaba huelga del alumnado universitario, de Secundaria y de Ciclos Formativos para los días 25 y 26 contra el decreto que modifica los títulos de grado, la Confederación de Asociaciones de Madres y Padres Gonzalo Anaya, manifestaba este viernes en un comunicado su apoyo a la huelga "registrada por el profesorado interino y por los estudiantes de los institutos públicos valencianos" para el próximo 25 de febrero.

"Las escuelas e institutos han de tener equipos de docencia estables para poder llevar adelante proyectos educativos de calidad", proclamaba la nueva presidenta de la confederación, Eva Grimaltos. A la entidad le preocupa "la falta de estabilidad de las plantillas docentes en los centros de educación Infantil y Primaria y en los Institutos de Educación Secundaria".

La confederación también expresa su "oposición a los principios injustos de la Ley-Wert, y de los contratos programa que aportan recursos económicos y docentes en función de los resultados". A su juicio, hay que "detectar primero las necesidades de los centros educativos y después implementar los recursos necesarios" para que ningún centro se quede "descolgado" y los recursos se den "al margen del trabajo por el éxito educativo".

La huelga docente del día 25 ha sido convocada por el Sindicat de treballadors de l'Ensenyanment del Pais Valencià (STEPV), mayoritario en la enseñanza pública, y las asociaciones de profeorado interino CPI  y AFID. Los tres colectivos reclaman la negociación de un nuevo acuerdo de profesorado interino antes de las oposiciones de 2015 y la recuperación del profesorado reordenado en las bolsas de trabajo en 2013.

Ese mismo coincidirá la huelga convocada por el Sindicato de Estudiantes a escala nacional contra el decreto 3+2, "porque supone la definitiva expulsión del hijo del obrero de la universidad".