Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Clínic instala un novedoso robot para preparar quimioterapia

La máquina elabora de forma automática los tratamientos y evita el contacto de los técnicos de farmacia con el material tóxico

Una técnico de farmacia supervisa el proceso de manipulación de fármacos que hace el robot
Una técnico de farmacia supervisa el proceso de manipulación de fármacos que hace el robot

El hospital Clínic de Barcelona ha instalado un robot pionero en Cataluña para preparar de forma automática tratamientos de quimioterapia. Con un doble sistema de seguridad, la máquina controlará todo el proceso de manipulación de los fármacos y evitará que los técnicos del servicio de farmacia, hasta ahora encargados de preparar la medicación de los pacientes oncológicos, tengan contacto directo con las sustancias químicas que se emplean en el proceso, algunas de alta toxicidad. 

Además de reducir la exposición de los sanitarios a los citostáticos —las sustancias a partir de las que se crean los tratamientos de quimioterapia—, la alta trazabilidad del robot también "evitará errores" que se producen cuando el procedimiento se hace de forma manual. El responsable del servicio de farmacia del Clínic, Carles Codina, ha explicado que la preparación de los fármacos de quimioterapia es "muy rigurosa", ya que cada paciente necesita una dosis determinada en función de su tumor, pero si se produce algún error manual, se obliga a descartar la preparación y repetir el proceso. 

La precisión de la máquina, de nombre Kiro Oncology, no da margen de error, ya que controla todas las fases del proceso sistemáticamente —dispone de cámaras fotográficas para identificar los envases y materiales que se requieren en cada formulación— e incluso tiene una función de auto-limpieza, para reducir al mínimo los residuos que genera la elaboración de la quimioterapia. "El médico prescribe al paciente una tanda de quimioterapia y la envía por ordenador a Farmacia. El farmacéutico la valida y le da la orden al robot, que lo prepara sin riesgos", ha resumido Codina.

El Kiro Oncology dispone de dos brazos que trabajan de forma independiente y permiten preparar hasta cinco citostáticos por ciclo, cuya duración es de unos 20 minutos. La máquina, cuyo coste en el mercado oscila entre los 400.000 y el millón de euros, ha sido donada al Clínic por la Fundación Oncológica de Cataluña (FOC). La entidad tiene previsto también instalar otro robot similar en Vall d'Hebron próximamente.