Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las patronales acuden a la llamada de Artur Mas

El presidente insta a la sociedad civil a participar en el proceso sin “confundir papeles”

Artur Mas y su esposa a la llega del auditorio Fórum de Barcelona.
Artur Mas y su esposa a la llega del auditorio Fórum de Barcelona.

El presidente Artur Mas ha logrado prácticamente llenar el Auditorio del Fórum de Barcelona en un aforo minuciosamente distribuido para cada grupo de invitados. Alrededor de 3.000 personas han acudido para escuchar la conferencia en la que Mas ha dado a conocer su hoja de ruta una vez cerradas las urnas de la consulta alternativa. El presidente ha estado arropado por miembros de su gabinete y la federación que preside. Entre el público estaban los presidentes de las patronales catalanas, empresarios y directivos, intelectuales, representantes del mundo local y políticos pertenecientes a otros partidos. A ellos Mas les tenía preparado un mensaje: cuanta mayor sea la participación de la sociedad civil en el proceso soberanista, mayor éxito este tendrá. Sin embargo, les advirtió de que pese a ser un “ingrediente” fundamental de la “fórmula”, “no hay que confundir los roles de la sociedad civil y las instituciones”.

La última vez que Mas pronunció un discurso en el Fòrum fue a principios de julio, cuando organizó un acto para presentar la estrategia industrial de Cataluña ante cientos de empresarios. El presidente de la Generalitat apenas ofreció entonces iniciativas novedosas, pero fue un guiño a un empresariado que teme que el conflicto entre Cataluña y España acabe enquistándose y perjudicando sus negocios. Joaquim Gay de Montellà, presidente de la patronal Fomento del Trabajo –cargo que está a punto de renovar— acudió ayer de nuevo a ese foro. Llegó cuando los altavoces ya anunciaban el comienzo del discurso de Mas. Partidaria de un gran pacto entre Madrid y Barcelona, la gran patronal catalana es una de las únicas organizaciones empresariales que rechazó unirse al Pacto Nacional por el Derecho Decidir, donde sí están presentes otras agrupaciones sectoriales y de pequeñas y medianas empresas.

El mundo empresarial estaba representado por los presidentes de Pimec, Josep Gonzàlez; el de la Cámara de Comercio, Miquel Valls; el expresidente de Fepime, Eusebi Cima, y el presidente de Unió de Pagesos, Joan Cavall. Estas cuatro instituciones económicas sí están presentes en el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, cuyo coordinador, el expresidente del Parlament Joan Rigol departía con ellos minutos antes de que arrancara el acto. Pero también acudieron, entre otros, ejecutivos como el cazatalentos Luis Conde –jefe de Esperanza Aguirre—, el presidente de Abertis y del consejo asesor de Mas en materia económica, Salvador Alemany; el consejero delegado de La Farga, Oriol Guixà; el consejero de Telefónica Carlos Colomer; el consejero delegado de Ficosa, Xavier Pujol; el presidente y director general del RACC, Sebastià Salvador y Josep Mateu, respectivamente; el vicepresidente de la Banca Rothschild en España, Carles Vilarrubí; el secretario general de la Confederación de Comercio de Cataluña, Miquel Àngel Fraile, y el presidente de la Asociación Independiente de Jóvenes Empresarios de Cataluña, Marc Bonavia.

Partidaria de un pacto entre Madrid y Barcelona, la patronal catalana es una de las  organizaciones empresariales que rechazó unirse al Pacto por el Derecho a Decidir

Al acto también acudieron la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Carme Forcadell; la de Òmnium Cultural, Muriel Casals; el líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras; la diputada socialista y exconsejera con el tripartito Marina Geli, el alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU); el alcalde de Lleida, Àngel Ros (PSC), y el edil de Premià de Mar y presidente de la Asociación Catalana de Municipios, Miquel Buch. El aforo se completó con alcaldes y ex ediles catalanes, altos cargos de la Generalitat, intelectuales y directores de diarios de Barcelona, entre otros.


Más información