Menos matrimonios, más edad

El Idescat publica las cifras correspondientes a la nupcialidad catalana de 2013

Cada vez se celebran menos bodas y la edad media de los contrayentes ha aumentado. 26.630 personas dieron el sí en 2012, número que se ha reducido a 25.282 en 2013, lo que significa una caída del 5%, según los datos de nupcialidad publicados este jueves por el Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat) correspondiente al año pasado. Es decir, si todos los matrimonios celebrados en 2013 se reunieran ocuparían un tercio del Camp Nou. Esta variable se traduce en que la tasa de nupcialidad de Cataluña se sitúa en 3,4 matrimonios por cada 1.000 habitantes. La tendencia decreciente se acentúa con el paso de los años. Hace una década, en 2003, el total de bodas catalanas eran 30.853, 5.571 más que el año pasado.

También se ha retrasado la edad media de los contrayentes. La media de los hombres se casa a los 33,6 años y las mujeres a los 32,6 años, mientras que en 2003 la media masculina era 30,7 y la femenina 28,7. Veinte años atrás, en 1993, la media era todavía más baja, 28,3 en hombres y 26,4 en mujeres.

El instituto catalán atribuye la disminución de los matrimonios y el aumento de la edad media a dos factores: la crisis económica y la reducción del número de personas en las edades de máxima nupcialidad.

El informe identifica que los matrimonios en segundas y posteriores nupcias ha ido en aumento y, con ello, ha contribuido con el ascenso de la edad media de las bodas. En cifras, 70,8% de estas nupcias fueron entre personas solteras y el 29,2% restante, como mínimo para uno de los cónyuges, fue en segundas o posteriores nupcias. En relación con el 2012, los dos tipos de matrimonios se han reducido un 5,6% entre solteros y un 2,1% entre personas que ya han estado casadas.

En cuanto a la nacionalidad de los contrayentes, la mayoría -siete de cada diez- corresponden a parejas de españoles. Por otro lado, en 20,3% de los casos uno de los miembros de la pareja es extranjero y en el 5,2% ambos son ciudadanos foráneos. Por otro lado, la tasa de nupcialidad entre parejas homosexuales ha disminuido un 18%, lo que acumula un total de 745 casamientos.

El informe de Idescat recoge otros datos, como que Martina y Marc fueron los nombres preferidos para bautizar a los recién nacidos, o que las comarcas de Girona y el Penedés son las únicas que registran número de matrimonios superior a la media catalana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS