Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calendario electoral amenaza la comisión de investigación sobre Pujol

El presidente David Fernández (CUP) afirma que su objetivo es cartografiar la corrupción

La comisión de investigación sobre el colosal fraude del expresident Jordi Pujol nació ayer en el Parlament amenazada por el calendario de un posible adelanto electoral por parte de Artur Mas. El diputado David Fernández, de la CUP, fue nombrado presidente del órgano con los votos a favor de todos los grupos, salvo el voto en contra del Partido Popular y la abstención de Ciutadans. Fernández aprobará el calendario de las comparecencias el día 17 —los grupos presentarán sus propuestas el 14— pero el plan puede quedar aplazado si Mas avanza los comicios. En ese caso, la comisión decaería y los trámites deberían repetirse en la nueva legislatura.

Fernández anunció que se dedicará en exclusiva a su nueva función y que confía en que la comisión sea “ágil, eficaz y útil”. Su objetivo es hacer una “cartografía” sobre la corrupción en Cataluña en los últimos años y aportó estos datos: “En todo el Estado hay 1.700 personas implicadas de forma directa e indirecta en la corrupción y hay estudios que certifican que mueven alrededor de 40.000 millones de euros”. Su idea es que los trabajos de la comisión sean publicados en la web del Parlament.

El nombramiento de Fernández generó ciertas discrepancias en la sesión, al considerar el PP que el diputado es miembro de un partido independentista y “antisistema” que, sin embargo, se ha alineado con la hoja de ruta soberanista de Mas. Ciutadans se mostró también escéptico. Pese a ello, todos los partidos —salvo CiU— mostraron su ánimo de desentrañar las dos décadas largas de pujolismo y aclarar si la fortuna de los hijos del expresidente —tres de ellos imputados— se amasó en la órbita de la Administración. De entrada, Iniciativa reveló que pedirá la comparecencia de los hijos de Pujol; de Mas, en su calidad de exconsejero de Economía en tiempos de su mentor; y de los expresidentes Felipe González y José María Aznar por si tenían conocimiento de estos hechos que no se han conocido hasta “que le ha interesado al PP”, señalaron fuentes de ICV.

No vamos a contribuir a un espectáculo mediático de titulares", afirma Meritxell Borràs, de CiU

El órgano nace bajo el nombre genérico de comisión sobre fraude fiscal, evasión fiscal y prácticas de corrupción política pero el fraude de los Pujol está en el corazón de la misma. Oriol Amoròs (ERC) afirmó que sintió “vergüenza” tras la comparecencia del expresidente en el Parlament en la que se mostró ambiguo, no despejó dudas y abroncó a los diputados. Jordi Terrades (PSC) puso el acento en conocer el origen de la fortuna de los Pujol pero avisó de que no participarán en un “pim-pam-pum” y que no darán pábulo a las filtraciones interesadas y a todo lo que sale en la red. Marc Vidal (ICV-EUiA) abogó por finiquitar con la versión del “oasis catalán” y apuntó la hipótesis de que ha habido quien se ha enriquecido bajo el mandato de Pujol, incluida su propia familia. “Hay que ver hasta dónde han llegado los tentáculos del pujolismo”, afirmó Isabel Vallet (CUP). Enric Millo (PP) apoyó hacer una “auténtica limpieza” y Carlos Carrizosa (Ciutadans) pidió responder a infinidad de preguntas, algunas como esta: “¿Es verdad que Pujol nos ha engañado y se ha forrado?”. Meritxell Borràs (CiU) avisó de que no actuarán de “justicieros” ni se saltarán la presunción de inocencia: “No hay forma luego de reparar a los difamados. No participaremos en un espectáculo mediático”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >