Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El “cerebro financiero” del clan

Oleguer ha sustituido al primogénito como protector de los intereses familiares

El benjamín de la familia ha cosechado el éxito profesional con inversiones inmobiliarias

Oleguer Pujol Ferrusola pasa por ser el más perspicaz inversor en una familia en la que varios de sus miembros han demostrado poseer un gran talento para los negocios. Diversos informes elaborados por el Cuerpo Nacional de Policía consideran al benjamín el “auténtico cerebro financiero” de la familia, por encima incluso del primogénito, Jordi. Con solo 42 años, Oleguer ha relevado, de hecho, a su hermano mayor como protector de los intereses económicos de la familia, explican fuentes de la investigación. A diferencia de Jordi -más visceral y excesivo, amante del buen vivir- el pequeño de los Pujol se dirige con mayor frialdad y lleva una vida ordenada.

Desde muy joven, la carrera empresarial de Oleguer ha estado bañada por el éxito. Su caída en desgracia se explica igual que la del resto de los miembros del clan: a partir de Jordi Pujol Ferrusola. La exnovia de Júnior, Victoria Álvarez, explicó sus manejos irregulares y la justicia se encargó del resto. En el caso del benjamín concurren más factores: aunque reservado en lo personal (está casado y tiene dos hijos), su fortuna, fruto de negocios inmobiliarios de gran calado, ha llamado en exceso la atención de los investigadores. Él mismo se puso en el punto de mira al acogerse, en 2012, a la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno del PP. Oleguer regularizó, presuntamente, tres millones de euros que mantenía ocultos en paraísos fiscales.

La detención de hoy es la culminación de unas sospechas que se prolongan en el tiempo. Desde el pasado mes de julio, la Fiscalía Anticorrupción le investigaba ya por blanqueo de capitales. La situación se complicó para él después de que su padre, el expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, admitiera que su familia había mantenido una fortuna oculta al fisco en el extranjero. Manos Limpias se querelló contra el exmandatario nacionalista y su mujer, Marta Ferrusola. Y una juez de Barcelona abrió diligencias contra la pareja, pero también contra sus siete hijos, incluido Oleguer. Por el momento, ni Oleguer ni el resto de la familia están imputados en esta causa.

La confesión -parcial, repleta de interrogantes- del patriarca motivó multitud de querellas en los tribunales. La que ha acabado teniendo más repercusiones para Oleguer es la que presentaron los partidos Podemos y Guanyem Barcelona ante la Audiencia Nacional. Las formaciones de Pablo Iglesias y la activista Ada Colau pidieron la imputación del pequeño de los Pujol por multitud de delitos en numerosos negocios irregulares. También solicitaron, ya entonces, la detención de Oleguer o la “adopción de cualquier otra medida cautelar para garantizar” que la investigación llega a buen puerto, así como el registro de su casa y sus empresas. La medida fue solicitada también por la Fiscalía Anticorrupción y ha sido finalmente acordada por el juez Santiago Pedraz.

Pedraz, sin embargo, solo admitió la querella parcialmente, en lo que toca a una serie de operaciones inmobiliarias por indicios de blanqueo de capitales y fraude fiscal. Decidado a la gestión inmobiliaria y la banca de inversión, las empresas de Oleguer Pujol también gestionan complejos turísticos y edificios de viviendas. Pese a que el registro policial se ha producido en una casa en la zona alta de Barcelona, a juzgar por los datos del registro que obran en informes policiales su patrimonio es muy escaso: a su nombre solo aparece un piso de 62 metros cuadrados, valorado en 45.000 euros y situado en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona).

Más información