Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Derribada la estatua de Jordi Pujol en Premià de Dalt

Es la segunda acción vandálica que sufre el monumento dedicado al expresidente de la Generalitat

La estatua derribada de Jordi Pujol en Premià de Dalt.
La estatua derribada de Jordi Pujol en Premià de Dalt.

Unos desconocidos han derribado esta pasada noche la estatua de Jordi Pujol en Premià de Dalt (Barcelona). Según han informado desde el Consistorio, se trata de la segunda acción vandálica que sufre el monumento dedicado al expresidente de la Generalitat, después de que la vigilia de la Diada del 11 de septiembre apareciera manchada con pintura blanca. Las tres banderas esteladas que el ayuntamiento tiene colgadas también han sufrido varios ataques desde su colocación.

El Ayuntamiento asegura que la estatua volverá a ser colocada en su lugar habitual después de que el escultor, Xavier Martos, revise y repare los desperfectos que pueda tener. En un comunicado publicado esta mañana, el Consistorio ha condenado este nuevo episodio a la vez que ha lamentado que "haya personas que no respeten la voluntad democrática de mantener los honores y distinciones otorgados a Jordi Pujol, expresada por la Comisión de Valoración de los Honores y Distinciones Municipales de forma unánime el pasado 8 de septiembre de 2014". En el mismo sentido, se ha destacado que todos los ataques se han producido coincidiendo con momentos políticos de "primer nivel", en relación al debate sobre la suspensión cautelar de la consulta soberanista que ayer decretó el Tribunal Constitucional.

Premià de Dalt decidió mantener la estatua y los honores concedidos a Jordi Pujol hace unos días, después de la reunión de la Comisión de Valoración de Honores. Esta se reunió a petición de PSC y PP para retirarlos, tras la confesión del expresidente de que ocultó dinero en cuentas en el extranjero durante más de 30 años.

Es el único municipio en Cataluña que ha dedicado una estatua y plaza al expresidente, al que nombró hijo adoptivo en 1997

Los integrantes de la comisión municipal destacaron que Premià de Dalt "no tiene que juzgar los hechos y que, por lo tanto, persisten los motivos por los cuales en su momento el Ayuntamiento distinguió el expresident". Estos motivos se basan en la estrecha vinculación de Pujol con el municipio desde su juventud hasta hoy, incluyendo los 23 años que presidió el país.

Premià de Dalt no es el pueblo natal de Jordi Pujol, pero pasa en él temporadas porque desde hace décadas tiene una casa. Es el único municipio en Cataluña que ha dedicado una estatua y plaza al expresidente, al que nombró hijo adoptivo en 1997.