Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ENCAJE DE CATALUÑA EN ESPAÑA

Mas pide confianza a los soberanistas y garantiza que convocará la consulta

El presidente catalán insiste en que firmará el decreto del 9-N en “los próximos días”

El presidente catalán, Artur Mas, intentó hacer llegar ayer a las bases soberanistas un claro mensaje para evitar que la incertidumbre que pesa sobre la convocatoria del referéndum de independencia comience a generar desconfianza hacia su figura. Según su versión de los hechos, que pasen los días y siga sin convocarse la consulta del 9 de noviembre no debe inquietar a las filas soberanistas, sino al Gobierno central. La consulta sobre la independencia de Cataluña se convocará en “los próximos días” y, con astucia política, se podrá votar. El presidente de la Generalitat, en una llamada a los más impacientes, aseguró que lo que llevará a los catalanes a decidir su futuro como “nación” será la “determinación, la firmeza, la habilidad y la astucia”. Y se comprometió a utilizar estos valores, especialmente el último.

Los partidos políticos y una parte destacable de la sociedad catalana están pendientes desde el viernes que Mas utilice la ley de consultas aprobada por el Parlament autónomo  para cumplir su promesa de convocar el referéndum. El presidente, sin embargo, sigue jugando sus cartas para dificultar al Gobierno los trámites necesarios para suspender la votación una vez convocada. La expectación es cada vez mayor, como se pudo comprobar en el acto que ayer presidió Mas en Cardona (Barcelona), de conmemoración del tricentenario de la caída de esa población en manos de las tropas borbónicas. Cardona fue el último bastión derrotado, días después de la caída de Barcelona, un episodio que Mas aprovechó para ensalzar la “resistencia” de los catalanes en momentos complicados como el actual. Un público formado por cientos de personas, entre ellos decenas de periodistas, esperaron sin éxito alguna pista sobre la convocatoria. Lo único que dijo Mas fue que todo sigue adelante, sin ninguna otra precisión, aparte de recalcar que hoy comienza “una semana decisiva”, en la que convocará la consulta.

Alcaldes del PSC contra el 9-N

Varios alcaldes del PSC de las principales ciudades del área metropolitana de Barcelona han negado a la Generalitat su apoyo para la consulta del 9-N. Los ediles anuncian que no prestarán los medios materiales y personales que les solicitó la vicepresidenta, Joana Ortega, ni cederán el padrón para usarlo como censo electoral.

Núria Marín, alcaldesa de L’Hospitalet (la segunda ciudad catalana en número de habitantes) respondió por escrito que la petición de la Generalitat le provocaba “desconcierto, perplejidad y preocupación”. También recordó que su preocupación máxima de colaboración institucional no radica en la consulta, sino en hacer un frente común contra las leyes del Gobierno del PP que laminan las haciendas locales o en fijar un calendario para que el Gobierno catalán pague lo que debe a los Ayuntamientos.

Antonio Balmón, alcalde de Cornellà y secretario de acción institucional del PSC, también respondió que no cederá locales municipales ni policías locales mientras la consulta no sea legal y acordada. Mientras tanto, pidió a Ortega que, como el referéndum no va a celebrarse, destine a finalidades sociales la partida destinada al 9-N.

También los alcaldes del PP, como Xavier Garcia Albiol, de Badalona (tercera ciudad catalana en habitantes), o el de Castelldefels han negado cualquier colaboración a Ortega.

Consciente de la gran expectación que levantan sus intervenciones, también en medios internacionales, Mas intentó hacer pedagogía de su plan. Insistió en que la consulta que propone cabe dentro de la Constitución y que aspira a preguntar a los catalanes de forma pactada. “Que no usen la Constitución para silenciar al pueblo de Cataluña”, dijo. “No se trata de saltarse los marcos legales, de lo que se trata es de usar los marcos legales, que existen, para que se exprese la voz de un pueblo que quiere votar”. Por esto defendió que la cuestión catalana es “estrictamente política” y no legal. “En Madrid tendrán que acabar entendiéndolo”, dijo a los asistentes, entre los que se encontraba el líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras.

El secretismo de Mas está creando nerviosismo en el PP. La líder regional del partido en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, pidió al presidente catalán que “no juegue más con el calendario”, porque le parece “inaceptable” que intente “condicionar” el del Gobierno central.

Mientras, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, volvió a arremeter contra PP y CiU, a los que calificó de “guardianes de las esencias”. Ante un auditorio entregado de miles de militantes convocados por el PSC en la Fiesta de la Rosa, en Gavà (Barcelona), reprochó a ambos partidos que se atrevan “a decir que son los verdaderos españoles y catalanes, y me parece insensato que nos obliguen a elegir, que tenemos que ser una cosa u otra”.

El secretario general de PSOE insistió en que la reforma federal que propone su partido es la solución al encaje de Cataluña en España. Pidió a Mas “que cumpla la ley”, y recordó a Mariano Rajoy “que no basta decir no, no y no, que deje de ponerse de perfil y coja el toro por los cuernos”.

Más contundente se mostró Miquel Iceta, primer secretario del PSC, que calificó a Mas de “insensato” y a Rajoy de “cobarde”, frente a la petición que el sábado hizo el líder del PSOE en Bilbao, cuando reclamó “sensatez” al presidente de la Generalitat y “valentía” al jefe del Ejecutivo central.

Sánchez orilló las diferencias que le separan del PSC, que defiende un referéndum legal y acordado. Tampoco se refirió al apoyo de este partido a la ley de consultas. Iceta sí lo hizo, para insistir en que es un elemento de participación ciudadana, pero no puede amparar el referéndum. “Es como si te sacas el carné de conducir y quieres pilotar un avión. Pues no, ¡no se puede!”, proclamó Iceta.

Coincidiendo con el Día Mundial del Alzheimer, los dos líderes tuvieron un recuerdo emotivo hacia Pasqual Maragall, expresidente de la Generalitat, así como hacia todos los enfermos, familiares y cuidadores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información