Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pescadores vuelven a Marruecos tras recibir garantías de España

Los armadores habían amenazado con devolver licencias por los nuevos incidentes registrados

Un vecino de Barbate recibe en el puerto a uno de los pesqueros que regresaron este jueves de Marruecos. Ampliar foto
Un vecino de Barbate recibe en el puerto a uno de los pesqueros que regresaron este jueves de Marruecos.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, minimizó este jueves los sabotajes a los pesqueros españoles que acudieron a faenar al caladero marroquí con las licencias pactadas en el convenio pesquero entre la UE y Rabat. Según Crespo, las obstaculizaciones, amenazas y daños en las artes de los trabajadores gaditanos son "pequeños" conflictos y "alteraciones" que "no son deseables" para nadie. La representante del Ejecutivo central auguró que "todos los barcos" volverán a faenar.

Hasta este jueves, ni las denuncias presentadas en Tánger ni las llamadas a la calma de las administraciones españolas evitaron que los pescadores andaluces fueran víctimas de víctimas de amenazas de los tripulantes de barcos marroquíes para evitar que faenaran en el caladero de su país. Los palangreros españoles decidieron regresar a puerto sin pescar en el tercer día consecutivo de incidentes. “Preferimos entregar las licencias y que nos devuelvan el dinero”, aseguró en su retorno, Luis Beltrán, armador del Raquel y Sheila.

“Nos han dicho que nos cortaban todas las boyas si se nos ocurría calarlas”, explicó Beltrán. Él sabe personalmente que esas amenazas se cumplen. El miércoles uno de los barcos marroquíes pasó por la popa de su pesquero y, con sus hélices, cortó las guías y anzuelos que forman su palangre. Un daño valorado en unos 3.000 euros. “No podemos permitirnos perder otra vez nuestras artes de pesca, así que nos hemos vuelto”, afirmó.

La situación se agrava al sumar tres días consecutivos sin poder pescar. “En estas condiciones es mejor devolver las licencias y recuperar el dinero”, explicó el armador. Los barcos gaditanos volvieron a ese caladero tras mejorarse las condiciones meteorológicas y tener, igual que sucedió este jueves, el compromiso de las administraciones españolas de que los incidentes no se iban a repetir. Lo llegó a asegurar el propio secretario de Estado de Pesca, Andrés Hermida. “Hemos hablado con altas instancias de Marruecos y se han comprometido a que este tipo de cosas no volverán a ocurrir”, dijo el dirigente tras conocer las denuncias de los pescadores andaluces.

Pero ese llamamiento no surió efecto los días pasados. “Vimos una patrullera de la gendarmería marroquí, pero no hizo nada para asegurar que pudiéramos pescar”, aseguró Luis Beltrán.

La Confederación Española de Pesca cree que antes de que estos armadores devuelvan sus licencias, a cambio de la recuperación del dinero, debería reunirse la comisión mixta que agrupa miembros de uno y otro país con representantes de la Unión Europea. “Los barcos tienen que trabajar con la seguridad de que se van a cumplir los detalles incluidos en el acuerdo”, aseguró su presidente, Javier Garat.

.