Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambio legal para regularizar entre 20.000 y 25.000 viviendas

"La demolición de El Algarrobico tardará no tiene vuelta atrás", ha asegurado la presidenta

La consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano. Ampliar foto
La consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano.

El Gobierno andaluz modificará la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) para permitir la regularización de entre 20.000 y 25.000 viviendas ilegales. Se trata de las casas construidas en suelos no urbanizables dispersas en los municipios, fundamentalmente, del levante almeriense y de la Axarquía malagueña. Muchas de estas edificaciones están en manos de extranjeros que las adquirieron en su día sin conocer su ilegalidad, según han detallado fuentes de la Consejería de Medio Ambiente.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha defendido en el Parlamento esta reforma de la LOUA para que esas edificaciones salgan de “un limbo de inseguridad jurídica”. El artículo 185 de esta norma, que será el que se cambie, establece en términos generales que las faltas administrativas caducan a los seis años. Pero no hay prescripción en el caso de una “parcelación urbanística en terrenos que tengan la consideración de suelo no urbanizable”. Este precepto se refiere a la división de un terreno para su venta.

El Gobierno andaluz aprobó en enero de 2012 un decreto que perseguía regular la situación de unas 250.000 viviendas ilegales levantadas en la comunidad. Pero fuera de este decreto se quedaron, precisamente, esas 25.000 casas levantadas en parcelaciones en suelos no urbanizables.

La modificación permitirá que estas casas puedan tener abastecimientos de luz y agua

La modificación que introducirá ahora la Consejería de Medio Ambiente permitirá que estas casas puedan tener abastecimientos de luz y agua y podrán inscribirse sin problemas en el registro. Para poder acceder a este reconocimiento —que no suponen la legalización— los propietarios deberán acreditar que las viviendas tienen más de seis años de antigüedad. Además, no podrán regularizarse las casas que tengan abierto algún proceso judicial o alguna sanción administrativa.

Esta modificación de la ley urbanística fue uno de los anuncios que ha hecho Díaz en el debate sobre el estado de la comunidad. La presidenta andaluza también se ha referido al caso del hotel levantado en el paraje almeriense de El Algarrobico. Díaz ha lamentado las sentencias contradictorias sobre este caso que han llegado desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y que han enredado el futuro de este símbolo del descontrol urbanístico. Pero, a pesar de los últimos fallos, Díaz ha sostenido que el futuro sólo puede pasar por el derribo. “La demolición de El Algarrobico tardará lo que tenga que tardar, pero sencillamente, no tiene vuelta atrás”, ha zanjado.

En el apartado dedicado al empleo, la presidenta andaluza ha recordado que habrá un segundo plan de construcción sostenible y que se pondrá en marcha un programa para incentivar el retorno de investigadores que trabajan en el extranjero. Además, la Junta diseñará un plan específico para el “fomento del empleo indefinido”. Hasta ahora, los programas aprobados por la Administración regional —que se han desarrollado a través de los Ayuntamientos— se habían concentrado en contratos temporales. Según Díaz, las medidas que está tomando su Gobierno “están teniendo su impacto en el lento, pero progresivo, descenso del paro”.