Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate de política general pone a prueba la alianza entre CiU y ERC

Mas busca hoy dar una imagen de unidad antes de convocar la consulta

Oriol Junqueras y Josep Antoni Duran Lleida en una reunión el año pasado.
Oriol Junqueras y Josep Antoni Duran Lleida en una reunión el año pasado.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, afronta desde hoy la apertura del curso parlamentario con el debate de política general, en el que se pondrá a prueba la solidez del pacto CiU-ERC en la semana clave para la convocatoria de la consulta. Al abrigo de la tercera Diada multitudinaria, las dos formaciones se han emplazado a aparcar sus diferencias y a votar unidos el miércoles las propuestas de resolución. Sin embargo, el debate estará marcado por el enfrentamiento cada vez más descarnado entre los dos socios de Mas. Oriol Junqueras vaticinó ayer que ha llegado la hora de saltarse la legalidad española y crear la catalana si el Tribunal Constitucional suspende la consulta. Josep Antoni Duran Lleida, líder de Unió, tildó sus comentarios de disparatados y sostuvo que con ellos pegaba un “tiro al pie” sobre el proceso soberanista.

Mas tiene previsto asentar el debate prescindiendo de las presiones de sus dos aliados. No quiere adelantar escenarios y en una calculada ambigüedad, Convergència solo muestra su disposición a votar. Pero Mas recibió ayer otro aviso de Junqueras que, en una entrevista en El Mundo, rechazó que la consulta sea suplantada por unas elecciones plebiscitarias. Pese a todo, el objetivo de Mas es, en cualquier caso, mostrar unidad. CiU también quiere intentar que la disputa soberanista no monopolice un debate en el que Mas quiere exhibir musculatura por la incipiente mejora de la economía. El Gobierno catalán viene preparando la cita de hoy desde final de mayo, consciente de que es su última oportunidad de exhibir una sólida mayoría parlamentaria con Esquerra antes de convocar la consulta. Mas convocará esta votación previsiblemente el viernes. A partir de la semana que viene su mayoría podría quedar seriamente tocada una vez el Gobierno decida impugnar la consulta y ERC le exija a Mas convocar la votación en cualquier caso.

Semana clave

  • El Parlamento catalán celebra desde hoy y hasta el miércoles el debate anual de Política General. Mas ofrecerá a partir de las 16.30 horas su discurso y mañana replicará a todos los grupos. El miércoles se aprobarán las propuestas de resolución.
  • El jueves se celebra el referéndum de Escocia y la jornada se ha dejado sin actividad parlamentaria.
  • La Cámara aprobará el viernes la Ley de Consultas y es probable que Mas firme el mismo día el decreto de convocatoria del 9-N aunque Francesc Homs, portavoz del Ejecutivo, ha ampliado el plazo a 48 horas.

El consejero de Presidencia, Francesc Homs, considera que el debate, que durará tres días, debe servir para que los ciudadanos perciban unidad de acción entre los partidos que en diciembre pactaron la celebración de la consulta: CiU, ERC, ICV y la CUP. En referencia a la manifestación de la Diada, Homs recuerda: “La semana pasada tuvimos una inmensa movilización ciudadana que nos pedía unidad; ahora no les podemos decepcionar”.

Políticamente será la semana más intensa que se ha vivido en Cataluña los últimos años. Comenzará con la reunión semanal del Ejecutivo, que se ha adelantado a este lunes por la mañana. Por la tarde, Mas abrirá el debate en el Parlamento con un discurso para el que no tiene límite de tiempo. El martes será el día del debate con los grupos parlamentarios y el miércoles se votarán las propuestas de resolución. CiU espera acordarlas todas o casi todas con ERC con la finalidad de transmitir esta imagen de unidad. Sin embargo, los republicanos se reservan impulsar algunas por su cuenta para marcar perfil propio y dejar constancia de que tienen su propia hoja de ruta en caso de que Mas se eche atrás con la consulta.

Acabado el debate, el jueves todos los partidos catalanes estarán muy pendientes del referéndum de independencia de Escocia. Todas las formaciones soberanistas enviarán representante a Edimburgo como muestra de apoyo. Finalmente, el viernes, un segundo pleno parlamentario debatirá y aprobará la ley de Consultas con la que Mas quiere dar amparo legal al referéndum catalán. Todo estará a punto para que la misma tarde del viernes pueda convocar la consulta y publicar el decreto en el Diario Oficial de la Generalitat.

El Gobierno de Rajoy impugnará esa norma ante el Tribunal Constitucional que quedará suspendida de forma inmediata. Y a partir de ese momento, llegará el momento crucial. Junqueras insistió ayer en su llamamiento a la desobediencia desencadenando una profunda irritación en Unió. El democristiano Ramon Espadaler, consejero de Interior de la Generalitat, avisó al líder independentista que saltarse la legalidad “no conduce” a ninguna parte y que el acuerdo sobre la fecha de la consulta y el contenido de las preguntas de la misma está “anclado” en esa legalidad.

La reflexión de Espadaler, que es a su vez secretario general de CiU, fue respaldada por Duran, que pidió celebrar la consulta con todas las garantías democráticas para no hacer el ridículo. Harto de que Mariano Rajoy haya ignorado la tercera vía que propugna, el democristiano acaba: “Quizás es lo que quiere el PP: que gane ERC y lo destroce todo. En España conocen la historia de lo que ha pasado cuando ha gobernado[ERC]. Y lo hará en cuatro días”.

El Partido Popular de Masnou (Barcelona) difundió ayer un tuit con una fotografía de Artur Mas rodeado de imágenes de diferentes armas como granadas, pistolas, un subfusil o una motosierra. “Si Artur Mas saca las urnas el 9-N ¿Qué método te parece más efectivo para que entre en razón?”. El PP lo retiró horas después pidiendo disculpas asegurando que no era suyo. Esteban Gesa, concejal del PP de Sabadell, también pidió perdón la semana pasada al equiparar a través de las redes sociales la V de la Diada a un acto nazi.

Más información