Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jefe de gabinete de Rajoy animó a una amiga a revelar la corrupción de los Pujol

El Gobierno elude comentar los sms del jefe de gabinete de Rajoy porque son "privados"

Santamaría, Sanchéz Camacho y Moragas en una foto de archivo.
Santamaría, Sanchéz Camacho y Moragas en una foto de archivo. EFE

Jorge Moragas, jefe de gabinete del presidente del Gobierno, envió en 2012 un mensaje a Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola y testigo clave de la causa abierta por corrupción contra el hijo mayor del exjefe del Ejecutivo catalán, para animarla a que denunciara los casos de corrupción y abuso que le había contado personalmente.

Moragas es amigo de la infancia de Álvarez, y en un mensaje del 20 de noviembre de 2012, a solo cinco días de las elecciones catalanas, la anima a hacer público su testimonio contra Pujol Ferrusola de inmediato. Lo hace para contestar a tres mensajes previos de ese mismo día de Victoria Álvarez, en los que ella se lamenta de su relación con Pujol Ferrusola. Al no encontrar respuesta de Moragas, le insiste: “Estoy teniendo un asco de Jordi¡¡¡¡ Está acojonado de que hable....jejejeje. Y tú da señales de vida¡¡¡¡”. Moragas, por fin, contesta: “Si dieses una entrevista y lo contases todo salvarías a España y yo te haría un monumento”, señala el texto adelantado ayer por eldiario.es y vozpopuli.

Consultado por EL PAÍS, Jorge Moragas dijo: “No hay nada novedoso ni reprochable. No hay más comentario ante una violación de presuntas comunicaciones que, en todo caso, serían privadas”. Victoria Álvarez no atendió las llamadas de este periódico. El Gobierno, a través de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, rechazó ofrecer ayer cualquier explicación en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. “No comentamos comunicaciones privadas que se han hecho públicas. Respetamos los procedimientos judiciales”. Ante otra pregunta sobre la posibilidad de que el Gobierno hubiera hecho algo para ayudar a que explotara el caso Pujol, la vicepresidenta respondió: “Hay procedimientos judiciales abiertos pero también hay una confesión de parte, y creo que ese es un elemento relevante”, en referencia al comunicado del expresidente Jordi Pujol admitiendo que tenía dinero en el extranjero.

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, señaló ayer en la cadena SER: “Todo lo que genere sospechas de interferencia en la justicia no es positivo”, aunque aclaró que las conversaciones “no tienen relevancia penal”.

El primer mensaje de Jorge Moragas a Álvarez, que es respuesta a la solicitud de comunicación de ella, se produjo cuando el PP estaba volcado en la campaña catalana para lograr un objetivo: que Artur Mas no obtuviera la mayoría absoluta que buscaba para refrendar su apuesta independentista. Y se logró, porque perdió 12 escaños y se quedó lejos de esa mayoría.

En ese contexto, Moragas aconsejó a su amiga que hiciera público todo lo que sabía, algo que podría haber alterado la campaña. Finalmente, Álvarez no lo hizo hasta pasadas las elecciones autonómicas catalanas. El 13 de diciembre de 2102 acude a la policía a declarar contra Pujol Ferrusola y Moragas le pregunta en otro SMS: “¿Pero qué has hecho?”. Ella responde: “Lo que me pediste. ¿No me pediste que hiciera una declaración?”. Él contesta de nuevo: “Uauu! Yo te haré un monumento a tu cuerpo”.

Cuando se filtra la declaración de Álvarez, el 18 de diciembre, la exnovia contacta con Moragas para intentar reunirse con él. Éste aconseja prudencia a su amiga. El 17 de enero de 2013 le dice: “Si tienes miedo y no tienes pruebas, retírate porque esto no va a ser fácil. Tu relación con ese señor es compleja. Eres ya adulta y buena persona, haz lo que te diga tu abogado. Cuida tu credibilidad y no impliques a nadie que no haya hecho nada, ese es mi consejo. Abrazo”.

La difusión de los mensajes se produjo horas antes de la prevista comparecencia de Victoria Álvarez en el estreno de La otra red, un programa de Cuatro Televisión conducido por Javier Ruiz y centrado en Cataluña y en el caso Pujol.