Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sombra de los Pujol en la Generalitat

Felip Puig, consejero de Empresa, es un fiel aliado del expresidente catalán

La UDEF lo señala como “favorecedor” de los negocios de la familia

Oriol Pujol, nuevo secretario general, pasa ante Felip Puig, durante el XII Congreso de CDC.
Oriol Pujol, nuevo secretario general, pasa ante Felip Puig, durante el XII Congreso de CDC.

El Gobierno catalán ha trabajado, desde que Jordi Pujol confesó su fraude fiscal escondido durante 34 años, para repudiar al expresidente. Pese a insistir en el respeto profesado al líder del catalanismo que antes veneraban, los consejeros del Ejecutivo de Artur Mas han ido condenando, con más o menos ímpetu, las acciones de Pujol. Todo acompañado de la insistencia de Mas para retirarle las prerrogativas de expresidente, que logró al cabo de tres días de la confesión.

De todos los consejeros, el que se mostró más consternado fue Felip Puig, titular de Empresa y Ocupación: “Lo he recibido muy duramente, con gran conmoción personal e íntima”, confesó el pasado lunes. El desasosiego de Puig se debe a la amistad que desde siempre le ha unido con la familia Pujol. El consejero compartió pupitre con Jordi Pujol Ferrusola, conocido como Junior en su círculo íntimo. Amigos desde los siete años, de su relación nació una amistad con varios hijos del expresidente, lo que acabó acercando a Puig al patriarca. Puig conocía a Jordi Pujol del entorno familiar, pero fue al verle un día pronunciar un mitin cuando decidió que quería dedicar su vida a la política.

Puig fue creciendo siguiendo la trayectoria de varios políticos nacionalistas: se formó en la política municipal, creció en los puestos intermedios de la Generalitat y llegó a consejero de la mano de Pujol. En 1999, siendo ya uno de los principales dirigentes de Convergència, fue nombrado consejero de Medio Ambiente, y dos años después pasaría a ocupar la cartera de Política Territorial y Obras Públicas. Su gestión al frente del Departamento fue investigada con lupa a raíz de la denuncia que hizo el Gobierno tripartito de cobro de comisiones ilegales de obra pública, pero las indagaciones nunca han sacado nada en firme contra él. La Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) lo señala como “favorecedor” de uno los negocios de Pujol Ferrusola. Él se defiende: “Todos los procesos de adjudicación públicas han sido impecables” asegura al tiempo que recuerda que durante la llamada crisis del 3%, en 2005, fue ampliamente investigado.

Victoria Álvarez, la exnovia de Junior que ha destapado todo el caso, apuntó en una entrevista en El Periódico que Pujol Ferrusola consideraba a Puig como “su único amigo”, además de su enlace con Convergència.

Jordi Pujol Ferrusola compartió despacho con el hermano pequeño de Puig

El mediano de los Puig, Oriol, es el que tiene menos vínculos con los Pujol. Oriol Puig, físico de formación y funcionario, tomó un camino intermedio entre los dos hermanos. Fue el primer director del Servicio de Meteorología de Cataluña de Pujol, con el tripartito se pasó a los negocios privados y volvió a la Administración catalana para reincorporarse al control de la meteorología.

El pequeño de los Puig es un caso aparte. Si la amistad la tuvo con el mayor de los Puig, Felip, Jordi Pujol Ferrusola hizo parte de sus negocios con Jordi Puig, hermano menor del consejero. Unas relaciones polémicas. Ambos compartieron oficialmente despacho en el número 5-15 de la calle de Ganduxer hasta 2009 y hace 10 ó 15 años que participaron en “alguna operación inmobiliaria”, explicó el consejero, quitándole importancia. Pero el informe de la UDEF no lo deja como algo menor. El despacho en cuestión “es el sitio donde operativamente situamos a todo el esqueleto societario, que cuelga en España, de Jordi Pujol Ferrusola”. También Victoria Álvarez señala este despacho, en el que vio una caja fuerte con “mucho, mucho dinero”.

En sus 62 páginas, se refieren en tres ocasiones al menor de los Puig. En la página 42, señala que “participa junto a Jordi Pujol Ferrusola en variopintos negocios, que dejaron pingües beneficios a ambos”. Y lo hace en un contexto en el que también siembra la duda sobre el consejero catalán. En concreto, se refiere a las obras públicas de la Gran Vía de L’Hospitalet, que se realizaron en 2002. La adjudicación correspondió al Departamento de Política Territorial, que entonces dirigía Felip Puig. Las empresas contratistas fueron FFC y COPISA, que “de forma indirecta han derivado millonarios caudales al patrimonio personal” del primogénito de los Pujol. Pero el propio informe señala que “la conexión directa de esa adjudicación concreta con las plusvalías ilícitas que se presumen gestadas no es posible porque no existen documentos de cualquier índole que así lo indiquen”.

Jordi Puig vuelve a aparecer en la página 46, con un negocio relacionado con la instalación de una línea de distribución eléctrica en Gabón “en el que tuvo alguna participación una empresa española llamada Ibadesa cat”. Puig es el administrador de esa compañía, pero en una comunicación de 2001 aparece el nombre de Jordi Pujol como director general de la misma, asegura el informe. Pero la policía “no ha encontrado relación directa alguna” entre Pujol y la compañía de Puig, ni tiene constancia de que el primogénito del expresidente catalán “haya desempeñado cargo alguno de representación social”.

Por último, el informe menciona Ascot Inversiones, propiedad de Jordi Puig, como una de las 17 compañías que hicieron negocios con el entramado societario de Pujol y de su esposa, Mercè Gironès, a las que el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, les ha pedido que expliquen qué servicios les prestaron las entidades del matrimonio. Ruz sospecha que tras esos contratos se pueden esconder el pago de comisiones.

Según Felip Puig, Pujol Ferrusola y su hermano pequeño hace cinco años que no comparten despacho. Puig y Junior siguen siendo amigos, aunque menos que antes. Los turbios negocios del primogénito de los Pujol no han lastrado la amistad, sino que su distanciamiento se debe a algo más común según su entorno: con el paso de los años, los amigos de la escuela se van alejando.