Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La boda gay del consejero Vila

El titular de Territorio se casa en Perelada con el chef ítalo-brasileño Rafael Vertamatti

A la izquierda, Rafael Vertamatti y, a la derecha, el consejero Santi Vila.
A la izquierda, Rafael Vertamatti y, a la derecha, el consejero Santi Vila.

El consejero de Territorio de la Generalitat, el convergente Santi Vila, se ha casado esta tarde con el chef ítalo-brasileño Rafael Vertamatti, con el que mantiene una relación sentimental desde hace años, en una ceremonia en los jardines del Castillo de Perelada a la que han asistido, entre otras muchas personalidades, la ministra de Fomento, Ana Pastor. Artur Mas solo tenía previsto ir a la cena, ya que tuvo que ir antes del enlace a la boda del primer edil de Valls, el también convergente Albert Batet.

El alcalde de Girona, Carles Puigdemont, ha oficiado la ceremonia a la que han asistido unos 200 invitados. Entre ellos, todos los consejeros del Gobierno catalán -salvo Felip Puig, titular de Empresa y Empleo-; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias; el abogado Miquel Roca, y el presidente del Puerto de Barcelona, Sixte Cambra. Además, asistieron los periodistas Josep Cuní, Manuel Campo Vidal, Oriol Nolis, Toni Cruanyes, Pilar Rahola, y Vicenç Villatoro, quien leyó un texto durante la boda; el cineasta Ventura Pons, y el mago Mag Lari.

La ceremonia es la primera gay que protagoniza un político convergente. Siguiendo los cánones, el enlace empezó tarde al llegar con media hora de retraso Vertamatti. La boda se ha celebrado en los jardines, bajo las encinas, en un altar formado por una mesa blanca, presidido por una lámpara de lágrimas y dos sillas blancas en las que se han sentado los novios. Durante el acto, se han leido fragmentos de textos de Óscar Wilde, de El Principito y de la Biblia. El enlace era obviamente civil pero ha tenido un guiño religioso al leer una joven el Padrenuestro y repartirse pan como si fuera la comunión. Vertamatti quiso también aplicar la liturgia de su país y el enlace se hizo con una nutrida presencia de padrinos. El más importante fue Gerard Guiu, jefe de gabinete de la junta directiva del Barça.

Tras el enlace, Santi Vila ha afirmado que la boda era lo más importante que ha hecho en su vida y bromeó con el retraso con que su pareja llegó a Perelada asegurando que sería su primera pelea matrimonial. Tras la boda, Vila, que también fue alcalde de Figueres, y Vertamatti realizarán un breve viaje por Europa antes de reincorporarse a sus obligaciones laborales.