El secado del Pórtico de la Gloria permite emprender su restauración

La Fundación Barrié calcula que concluirá la intervención en 2017

Pórtico de la Gloria cubierto por el andamio que instaló la Barrié en 2010.
Pórtico de la Gloria cubierto por el andamio que instaló la Barrié en 2010.ANXO IGLESIAS

La hiperhidratada obra cumbre del románico inicia la recta final de la sanación de su entrada occidental, el Pórtico de la Gloria. Harán falta al menos 32 meses de trabajo y dos millones de euros para que este conjunto monumental de la Catedral de Santiago luzca el esplendor de su deshumidificada restauración. Tras casi tres años combatiendo el agua filtrada desde las torres y la fachada del Obradoiro, los plazos para su rehabilitación definitiva no quedan cerrados: “Siempre puede haber sorpresas y en vez de a 32 quizás nos tengamos que ir a 40 meses” de trabajo, señaló con prudencia el director de la Fundación Barrié, Jesús López Martínez, minutos después de que el presidente de esa misma entidad, José María Arias, y el arzobispo de Santiago y presidente de la Fundación Catedral, Julián Barrio, firmaran ayer en la sala capitular de la basílica compostelana con el conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, tres convenios para regular la intervención definitiva en el Pórtico.

La Barrié ha invertido, a lo largo de 40 años de colaboración, nueve millones de euros en la catedral. Cuatro de ellos corresponden a actuaciones en el Pórtico. Dos ya fueron gastados en los trabajos de diagnóstico y los dos que quedan “tienen que llegar para la restauración y acabar algunos estudios”, sostiene tajante López.

La intervención que ahora se llevará a cabo es la misma que la Barrié presentó en diciembre de 2011 a la Xunta y que en junio de 2012 autorizó la Dirección Xeral de Patrimonio. No pudo ejecutarse entonces: el agua acumulada en las juntas de cemento de las torres y de la fachada se empecinó en buscar una salida y braceó haciéndose hueco hacia el Pórtico, siguiendo la porosa ruta de la piedra: la dañó toda.

El secado lleva su tiempo: “No se puede meter un deshumidificador; hay que controlar la velocidad a la que se seca”, explica el director de la Barrié. El proceso de la deshidratación es lento “pero más seguro”. La Fundación Catedral ha estado ahogando todo ese líquido liberado durante los últimos años y ahora, sin rastro aparente de humedad, “gracias a esa actuación diligente”, dirigirá los reactivados trabajos de restauración a través de su oficina técnica con el apoyo del Instituto de Patrimonio Cultural Español bajo la supervisión de Patrimonio de la Xunta.

En la rueda de prensa, el arzobispo quiso responder a los ciudadanos que asegura que le preguntan reiteradamente por esta restauración. “No nos hemos olvidado del Pórtico; no llega antes el que va más deprisa, sino el que sabe a dónde va”, precisó apelando a la necesidad del rigor en los trabajos: “Estamos en condiciones de llegar a la meta”, concluyó. Por su parte, el presidente de la Barrié explicó que el daño del Pórtico “era muy superior” al que imaginaban en 2012, y el deterioro fue “muy rápido, muy progresivo y muy profundo”, informa Europa Press.

Ahora, el proceso de restauración llevará su tiempo. Requiere de una fase de estudio histórico y de actuaciones preventivas (retirar los acabados plásticos y de morteros de cemento, fijar las zonas de riesgo y cepillar las sales) a las que se dedicarán los ocho primeros meses. Después se aplicarán los elementos de conservación y restauración para los que se estima que serán necesarios los 24 meses restantes en el caso de que el cemento de la estructura no haya secuestrado más litros de agua que sea necesario liberar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Si no hay sorpresas, durante esos dos últimos años se aplicarán los tratamientos de fijación, limpieza de la piedra y de la policromía y desbiotización. Y en cuanto se abran las juntas de cemento, con el Pórtico exponiendo sus vísceras, los restauradores aprovecharán la tecnología médica para someterlo a una endoscopia. “Nos permitirá saber cómo están ensambladas las piezas y las figuras que lo componen; será importante para los investigadores que, además, podrán estudiar la policromía y el deterioro”, explica el director de la Barrié.

En esta misma intervención se eliminarán los materiales inestables susceptibles de degradar el monumento como suciedad, depósitos biológicos o productos alterados que fueron aplicados en restauraciones anteriores. La intervención incluye el proyecto de iluminación y un plan de difusión (tanto divulgativo como científico) del Pórtico. Pero las actuaciones van más allá. Entre los convenios firmados ayer se incluye un proyecto específico de “difusión y promoción del valor patrimonial y cultural como generador de riqueza”. La Barrié ya ha acercado el legado de la catedral, a través de exposiciones y conferencias, a cerca de medio millón de personas en España y Europa y espera mostrar en el Museo Vaticano de Roma, el próximo septiembre, su exposición sobre la restauración del Pórtico.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS