Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desalojados 150 menores que consumían alcohol en una fiesta ilegal

La Policía Municipal detecta numerosas irregularidades en el local del distrito de Salamanca

El encargado del establecimiento atrapó a un policía municipal al accionar el cierre metálico

Bebidas decomisadas en el local de la calle de Coslada.
Bebidas decomisadas en el local de la calle de Coslada.

El alto ruido de la fiesta fue lo que alertó a los vecinos del número 11 de la calle de Coslada, en el distrito madrileño de Salamanca, de que algo raro estaba ocurriendo en el local. Los residentes llamaron a la Policía Municipal, cuyos agentes pudieron comprobar que había unos 150 jóvenes que estaban consumiendo bebidas alcohólicas pese a ser menores de edad. Según ha informado esta mañana el Ayuntamiento, el establecimiento carecía de las mínimas condiciones de seguridad, lo que podría haber generado graves problemas en el caso de tener que ser evacuado.

El local donde se estaba celebrando la fiesta era un sótano al que se llegaba por una estrecha escalera sin el mínimo alumbrado. En el recinto se encontraban numerosos jóvenes. Tan solo contaba con dos salidas de emergencia por las que se accede al portal de la finca. Eso sí, era necesario pasar por un angosto pasillo que tampoco tenía iluminación. A ello se unía además que una de las salidas estaba obstaculizada por distinto mobiliario y por tener la barra anti-pánico rota.

Los policías hallaron una gran cantidad de vasos de plástico vacíos en la basura, así como las pilas llenas de botellas de bebidas alcohólicas sumergidas en hielo y cámaras frigoríficas con botellas de cerveza. Los agentes solicitaron los carnés de identidad a los jóvenes que estaban en la fiesta y comprobaron que la mayoría eran menores de edad. Estos reconocieron que habían bebido alcohol y que habían pagado 15 euros cada uno. Eso les daba derecho a barra libre. Las consumiciones las servían los empleados como en una fiesta celebrada hacía un mes. El local las publicita mediante anuncios en dos colegios próximos, según el Ayuntamiento.

Sin documentación

Los policías pidieron al encargado del establecimiento que les diera la documentación del local. Este avisó al dueño, que dijo que casualmente la habían roto la noche anterior unos clientes en el transcurso de una pelea. 

Tras la inspección, el local fue denunciado por múltiples infracciones a la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid y por tener cámaras de videovigilancia sin la autorización y los carteles avisadores correspondientes.

La inspección comenzó mal. Según el Ayuntamiento, el encargado del local accionó el cierre metálico al ver la presencia policial. Esto motivó que un agente resultara herido al quedar atrapado por la verja. Fueron sus propios compañeros los que lograron liberarle. El policía fue trasladado después a un centro sanitario donde no se le apreciaron heridas de importancia. El encargado del local fue denunciado como supuesto autor de un delito de atentado contra un agente de la autoridad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram