Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kostas Jaritos hablará menos de la crisis

Colas para asistir al encuentro con el escritor Petros Kármaris en la Sala Russafa de Valencia

El escritor Petros Márkaris, en un paseo por las calles de Russafa.
El escritor Petros Márkaris, en un paseo por las calles de Russafa.

El escritor griego Petros Márkaris habla con propiedad tanto de economía y de Europa como de novela negra, el género que corresponde a la trilogía que protagoniza su popular comisario de policía ateniense Kostas Jaritos. Ha quedado patente en la rueda de prensa que ha ofrecido esta mañana en la librería Cosecha Roja, con motivo de su participación en el festival Valencia Negra. Por la tarde, Márkaris no solo ha conseguido llenar el aforo de la Sala Russafa, donde pronunciaba una charla y dialogaba con sus admiradores, sino que ha quedado casi tanta gente fuera como dentro del local, donde cabían 180 personas.

Europa es como un "Laocoonte que se comió a sus hijos", ha contestado el escritor en la rueda de prensa a la pregunta de qué mito griego sería aplicable a la Europa actual, ya que "nos comemos unos a otros". Acompañado por el director del festival, Jordi Llobregat, y por Blanca Garrido, de Amnistía Internacional, que es la organización con la que colabora el autor griego, ha presidido también el anuncio del ganador del primer premio de novela Cosecha Roja, dotado con 1.000 euros y la publicación de la obra.

Márkaris ha explicado que si la última de las novelas de la trilogía de la crisis, Pan, educación, libertad, hace referencia a la consigna de la llamada 'generación del Politécnico', que se rebeló contra la Dictadura de los Coroneles de Grecia, la próxima novela volverá a aquel periodo de la historia griega, pero para centrarse en la gente corriente. Allí estará también Kostas Jaritos, que sobrevivirá a la crisis, porque "si la familia resiste", aseguró, "puedes capear la crisis". Después, Jaritos "ya no hablará de la crisis". O hablará menos, en todo caso.

La generación del Politécnico, denuncia el escritor griego, "se instaló en todo el sector público del país, en la política, en los sindicatos, en las universidades, y cometieron inmensos errores". La consecuencia es que "gran parte de lo sufre hoy Grecia se debe a esta generación". "La propia generación nunca aceptará esto, pero la verdad objetiva es esta, por eso escribí la novela con este título", ha apuntado.

Ante las elecciones europeas del próximo 25 de mayo y la posibilidad de ascenso de grupos extremistas, el novelista ha criticado que los líderes europeos, desde Ángela Merkel a Mariano Rajoy,  digan que se ha superado la crisis. "Es un error decir que, como la economía funciona, ya ha pasado la crisis", ha añadido y se ha preguntado si "la crisis de credibilidad de Europa no es una crisis".

"Lo que veremos, me temo, en el Parlamento europeo de lo que saldrá de estas elecciones será terrible y nos asustará", ha alertado, ya que, a su juicio, la extrema derecha y los euroescépticos "vienen a reforzar esta idea".

Márkaris, no descarta que se caiga en una crisis mayor, en primer lugar, porque en una serie de países del sur "se destruye la clase media", lo que supone, a su vez, la "destrucción de la columna vertebral del país". En Grecia esta clase "ya no existe". La segunda razón se observa en las conversaciones que dominan en la clase media y en la clase media baja: "qué sentido tiene trabajar" y "para qué trabajar hasta los 65 para conseguir una pensión con la cual no se puede vivir".

Dos novelas argentinas han sido finalistas del Premio de Novela Negra Cosecha Roj, que se ha desvelado al final de la rueda de prensa.  El ganador es Fabio Nahuel Lezcano, por la novela Crímenes apropiados. La novela 'Carver, de Pablo Cazaux, ha quedado como finalista, entre un total de 288 obras presentadas, de las cuales 191 han sido enviadas desde España y el resto de países de América y Europa. Casi treinta eran de la Comunidad Valenciana.