Aneri queda en libertad sin fianza

El empresario era el único imputado de la trama de los cursos de formación falsos que estaba en la cárcel Su abogado asegura que Aneri no eludirá la acción de la justicia ni entorpecerá la investigación

José Luis Aneri.
José Luis Aneri.

El empresario cordobés José Luis Aneri, de 34 años, salió el pasado viernes en libertad sin fianza de la cárcel de Soto del Real. Aneri es uno de los principales imputados en la trama de los cursos de formación falsos que ha sacudido a la patronal madrileña. El empresario ingresó en prisión el pasado 1 de marzo por los presuntos delitos de fraude de subvenciones, falsedad y estafa y hasta ahora era el único imputado en el caso que permanecía en prisión.

El abogado que lleva su defensa, Raúl Marcos, confirmó ayer a este periódico que su cliente había sido puesto en libertad tal como había solicitado al juzgado. “La autoridad judicial ha verificado que nuestro cliente no va a eludir la acción de la justicia y no entorpecerá la investigación. Al contrario, estará a disposición de las autoridades cuantas veces sea llamado”, señaló Marcos.

Distintas fuentes de la investigación señalan que en las últimas semanas, Aneri ha colaborado con la investigación del juzgado de instrucción 9 de Madrid en un caso sobre el que sigue decretado el secreto de sumario. Hasta la fecha hay 13 imputados entre los que se encuentran dos excargos de la patronal madrileña y la Cámara de Comercio, Alfonso Tezanos y Víctor Porta, para los que la Fiscalía también había pedido prisión. La cantidad supuestamente estafada supera los 17 millones de euros de fondos públicos procedentes del Estado y de la Comunidad de Madrid, cuyas ayudas se cofinanciaron con fondos europeos. Bruselas también está investigando cuál ha sido el destino de esos fondos.

El modus operandi de la trama de la formación siempre era el mismo. Las empresas de la trama eran contratadas por distintas asociaciones empresariales que recibían subvenciones estatales y regionales destinadas a la realización de cursos a través de plataformas de Internet. Cuantos más alumnos se consiguiesen, mayor era la cuantía de las ayudas. Pero muchos de esos cursos no se impartían.

La policía ha podido comprobar que la mayoría de personas que figuraban como participantes no los habían hecho. Sus nombres aparecían replicados en varios cursillos. Los testimonios de varios centenares de alumnos aportan la mayor parte de las veces la misma respuesta: no han hecho los cursos y ni siquiera sabían que aparecían en los listados. ¿Cómo se hacía la trama con los nombres y números de DNI de tantas personas? A través de bases de datos que tenían a mano. En los cursos figuran listados de vendedores ambulantes, feriantes, taxistas y hasta afiliados del PP del distrito de Latina.

Si lo que está claro es cómo se hacía la estafa y el fraude de las subvenciones, lo que no está tan claro es qué lugar ocupa cada empresario de la trama. Desde el principio, todas las sospechas recaían únicamente en José Luis Aneri. El empresario figuraba en la investigación inicial como el arquitecto de un entramado de empresas que tenían el objetivo de quedarse con las subvenciones públicas, una vieja estafa que existe desde que existen los cursos de formación.

Aneri negó inicialmente la mayoría de las acusaciones. Luego señaló a este diario que él únicamente era un empleado de otras personas que hacía que el sistema funcionara. La clave del caso está ahora en lo que él pueda aportar al juzgado para demostrar si, efectivamente, era solo una pieza más del engranaje y no el principal arquitecto.

Si es así, el caso Aneri podría llamarse de otra manera. Quien por ahora tiene más posibilidades de ocupar ese nombre es Alfonso Tezanos. El empresario ha ocupado varios cargos en la patronal madrileña. Ha sido vocal de CEIM, presidente de la comisión de formación de la Cámara de Comercio, presidente de Confederación de Comerciantes Minoristas CECOMA y de la federeación de empresarios Fedecam. De esa última organización, que dirigía con su principal socio, Víctor Porta, fue de dónde salió la empresa de Aneri Sinergia Empresarial. Tezanos y Porta le ayudaron a montar esta empresa dedicada a la formación, que está siendo investigada por la policía. Tezanos ha sido además una persona muy cercana a Arturo Fernández, el presidente de la CEIM y la Cámara de Comercio que se desvinculó de la trama.

Los indicios contra Tezanos y Porta se han ido acumulando en el juzgado y la Fiscalía ha llegado a solicitar la prisión para ambos empresarios. Ambos niegan los cargos que se les imputan.

Falta por ver si Aneri da además información sobre la trama que ayude a entender cómo un sistema tan a las luces fraudulento ha podido estar funcionando durante años sin que nadie lo controlara y sin que nadie se percatara de que los alumnos no hacían los cursos. La responsable de ese control es la Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid. Todas las miradas recaen ahora en la sede de la Dirección General de Formación, en Vía Lusitana.

Mientras tanto, Europa investiga si en la estafa de la formación hay fondos europeos. La Comisión Europea informó este jueves a UPyD que el Fondo Social Europeo (FSE) está verificando las publicaciones periodísticas que apuntan a que en la Comunidad de Madrid se ha podido cometer un uso “indebido” de fondos europeos con las subvenciones destinadas a formación continua.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción