La trama de los cursos creó una ONG de desfavorecidos para captar fondos

Un exdirectivo de la Cámara de Comercio recibió 145.000 euros La formación no se impartió, según una asociación supuestamente encargada de realizarla

En la formación a trabajadores y parados, hay un colectivo que puntúa más: aquellos que son más difíciles de devolver al mercado laboral. En la trama de los cursos de formación que ha removido a la patronal madrileña, con 13 imputados y una investigación judicial abierta bajo secreto de sumario, también se tuvo en cuenta este aspecto. Un exdirectivo de la Cámara de Comercio creó una ONG destinada a este tipo de colectivos, que obtuvo 145.000 euros de fondos regionales de la Comunidad de Madrid en 2009. Era dinero para intermediación laboral y para la organización de cursos de formación que no se llevaron a cabo, según una de las asociaciones que supuestamente colaboró con ellos.

El nombre de la entidad es Asociación para la Integración y Desarrollo de Colectivos Desfavorecidos (Asidecode). Su apoderado es Víctor Porta Chacón, imputado de la trama y socio del también encausado Alfonso Tezanos. Ambos son sospechosos de ser cabecillas de la trama junto al empresario cordobés José Luis Aneri, el único imputado que sigue en prisión preventiva desde su detención el pasado 1 de marzo.

Ambos empresarios, Tezanos y Porta, ocuparon puestos destacados en la Cámara de Comercio que encabeza Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña CEIM. Hasta que se destapó el caso, Tezanos era presidente de la Comisión de Formación de la Cámara y Porta ejercía como vicepresidente de la Comisión de Transportes.

Tezanos figura aún en el organigrama de la Cámara como miembro del pleno a través de la empresa Star Pymes. Esta es investigada por la recepción de fondos de los que supuestamente se hizo un uso fraudulento mediante un sistema que se nutría de datos de trabajadores y autónomos de distintos colectivos. Las fichas de los estudiantes procedían de listados reales, pero los cursos no se realizaban.

Un portavoz de la Cámara señala que Tezanos sigue figurando en la web porque es el representante de Star Pymes y la Cámara no puede romper unilateralmente la relación con una entidad elegida democráticamente en un proceso que se celebra cada cuatro años en representación de los distintos sectores económicos de la Comunidad de Madrid.

El supuesto fraude de los cursos de formación de la patronal madrileña supera hasta la fecha los 16 millones de euros, de los que 11 provienen de dinero estatal y otros 5,4 salen de las arcas de la Comunidad de Madrid, sufragadas con dinero de las cuotas de los trabajadores y de fondos europeos. Dos investigaciones policiales (una de la Sección de Investigación de la Seguridad Social de la UDEF y otra de la Unidad Adscrita al juzgado de Plaza de Castilla) están abiertas.

La ONG de desfavorecidos Asidecode funciona como una agencia de colocación, según explican en su web. En la documentación para justificar la subvención, a la que ha tenido acceso este periódico, Asidecode justifica las ayudas recibidas en 2009 para la intermediación laboral citando a una segunda asociación que niega haber colaborado en este asunto. Pymes Chamartín Autónomos figura como colaboradora en el proyecto de intermediación laboral “realizando los siguientes cursos de formación: peluquería, telemárketing y técnicas profesionales de ventas”. “Nosotros no hemos impartido cursos ni tenemos infraestructura para hacerlos”, asegura Eduardo Morán, presidente de Pymes Chamartín. “No hemos percibido nada de la subvención ni hemos recibido facturas”, añade Morán, que también ejerce de presidente en funciones de Cecoma, la confederación de comercio que presidía Tezanos y de la que fue obligado a dimitir.

Este periódico trató ayer, sin éxito, de conseguir la versión de Alfonso Tezanos sobre la subvención de Asidecode. En la web de la asociación figuran tres sedes, una en la calle de Carlos Aurioles, otra en la calle de Miguel Yuste y otra en la calle de Timoteo. El edificio de Miguel Yuste ha sido derribado recientemente y hace años que estaba vacío. La sede de Timoteo está cerrada desde hace meses, según los vecinos. “Hasta hace poco había gente trabajando ahí con ordenadores y venían bastantes inmigrantes”, señala una vecina. En ese mismo número 47 de la calle de Timoteo, se encontraban varias empresas de la red creada por Tezanos y Porta para captar subvenciones, entre ellas Elmar Time, que según la investigación policial también organizaba cursos falsos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción