Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas renuncia a acudir al debate del Congreso sobre la consulta soberanista

CiU no quiere que el jefe del Ejecutivo catalán sea “humillado” en las Cortes

Los consejeros Francesc Homs y Josep Maria Pelegrí representarán a la Generalitat

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, a su llegada a la reunión semanal del Gobierno catalán.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, a su llegada a la reunión semanal del Gobierno catalán. EFE

Convergència i Unió está dispuesta a hacer lo que haga falta para preservar la figura de Artur Mas del desgaste asociado a las primeras fases del plan soberanista de la Generalitat. De ahí que hayan decidido que el presidente catalán no solo no participe en el debate del 8 de abril en el Congreso en el que se discutirá la petición del Parlamento catalán para convocar el referéndum de autodeterminación. El Ejecutivo de CiU acordó ayer que Mas ni siquiera acudirá al Congreso como espectador.

La Gobierno de la Generalitat quedará así representada por dos de sus consejeros, uno de Convergència Democràtica y otro de Unió. Por parte de CDC acudirá el consejero de Presidencia, Francesc Homs, mano derecha de Artur Mas. El titular de Agricultura, Josep Maria Pelegrí, acudirá por parte de Unió.

La decisión la tomó ayer el Gobierno catalán y Homs fue el encargado de razonarla. Oficialmente Mas no acudirá al Congreso porque entiende que los resultados de las últimas elecciones autonómicas, en las que CiU perdió 12 diputados y el Parlamento catalán quedó muy fragmentado obligan a “repartir protagonismos”. En este sentido, Homs abogó porque en el debate en el Congreso, el protagonismo lo tengan los diputados que representarán a la Cámara catalana y no el Gobierno.

En privado, CiU admite que quiere evitar la “humillación pública” de Artur Mas y cortar de raíz cualquier comparación con el Plan Ibarretxe. El ex lehendakari sí acudió al Congreso a defender su proyecto de consulta en 2005. Sin embargo, CiU entiende que ambas situaciones no son comparables, básicamente porque el proyecto de la Generalitat llega apoyado por cerca de dos tercios del Parlamento catalán y por un espectro de partidos amplio que va desde CiU hasta la CUP pasando por Esquerra Republicana e Iniciativa. El líder de ERC, Oriol Junqueras, sí acudirá al Congreso, como susplente de su número dos, Marta Rovira.

El líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras,  sí presenciará el debate en el Congreso

La idea de los nacionalistas catalanes es evitar someter a Mas al portazo que los dos grandes partidos y UPyD prevén dar a la petición del Parlamento catalán para convocar el referéndum. El presidente catalán solo tiene previsto hablar, desde Barcelona, una vez finalice el debate.

Los partidos catalanes contrarios al plan soberanista — PSC, PP y Ciutadans— han criticado duramente la decisión de Mas de no acudir al Congreso. Todos creen que el presidente debería “dar la cara” y representar al Parlamento catalán en el que es su principal proyecto de legislatura.

Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha decidido no admitir a trámite la querella interpuesta por el sindicato ultra Manos Limpias contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, por prevaricación y sedición. La sala civil y penal del TSJC considera que no hay indicios de delito contra Mas, en la línea de lo que ya manifestó la Fiscalía.

El informe de la Fiscalía para solicitar el archivo de la querella levantó, de hecho, una enorme polvareda, al admitir que se podía “discutir razonadamente” la legalidad jurídica de la consulta sobre la independencia (prevista para el próximo 9 de noviembre) en la Constitución. La Fiscalía Superior de Cataluña aclaró el lunes que esa expresión se ha interpretado de forma errónea y que la consulta “carece de encaje” en la Constitución.

Más información