Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobada la tasa del cine catalán con cargo a la conexión de ADSL

El Consejo Ejecutivo aprueba la memoria de la ley que supone un canon de 0,25 euros al mes por contrato

Sergi López en Tarragona, en el rodaje de la película 'Mecanoscrit del segon origen'.
Sergi López en Tarragona, en el rodaje de la película 'Mecanoscrit del segon origen'.

Cataluña cobrará una nueva tasa audiovisual a partir del verano próximo después de que el Consejo Ejecutivo haya dado el primer paso al aprobar la memoria del proyecto de ley. Cada contrato de conexión de Internet en Cataluña supondrá una tasa de 0,25 euros al mes, tres euros al año. Es el canon que deberán pagar las operadoras a la Generalitat para el fomento del sector audiovisual y la difusión de la cultura digital. Con él, el Gobierno catalán prevé recaudar 20,5 millones de euros anuales.

“Se trata de un tributo finalista que no se podrá repercutir sobre los usuarios”, ha explicado el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, al término de la reunión. “Es un modelo similar al de otros países del entorno que suelen combinar los fondos de los presupuestos públicos para apoyar el sector audiovisual con tributos específicos. En Alemania esas tasas suponen el 35% de los recursos. En Francia, contribuyen con el 89%”, ha concretado.

Ya hace más de un año que el sector cinematográfico puso sobre la mesa la necesidad de obtener recursos a través de una tasa como financiación para dar oxígeno a una industria que sufría una grave asfixia por la caída de las subvenciones públicas, el efecto de la piratería y el de tarifazo del IVA al 21%. “Debemos mantener competitivo un sector muy importante y significativo en Cataluña con 2.000 empresas, 12.000 puesto de trabajo y con una facturación de 2.500 millones euros al año”, ha explicado Mascarell.

En un primer momento se apuntó a una tasa por aparato de televisión -esa fue la primera propuesta que salió del sector- que acabó evolucionando a un gravamen sobre las compañías operadoras en Internet que automáticamente se posicionaron en contra. Telefónica-Movistar, Ono, Vodafone y Jazztel, entre otras compañías agrupadas en la Asociación de Empresas de Electrónica, Tecnologías de la Información, Telecomunicaciones y Contenidos Digitales (AMITEC) tacharon la tasa catalana de injusta y arbitraria porque consideraban que ya estaban pagando parecido canon a nivel estatal. La oposición de las operadoras no hizo mella en el departamento de Cultura y el proyecto maduró durante los últimos meses del año pasado. Salvo pequeñas modificaciones, es el que hoy ha iniciado el camino de andadura para su aprobación, primero por el Gobierno catalán y después por el Parlament.

“Hemos hablado y seguiremos hablando con las compañías porque creemos que son las primeras interesadas ya que se trata de los contenidos que difunden”, ha matizado el consejero respecto a la situación actual del conflicto ya que las operadoras amagaron con posibles acciones legales. Mascarell no ve “peligro alguno” en que la Unión Europea pueda tumbar la tasa audiovisual que se proyecta cobrar a partir del verano, algo que ya hizo con el céntimo sanitario.

El nuevo impuesto fue puesto en tela de juicio públicamente por Sergi Casamitjana, director de la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (ESCAC) de Terrassa, en la celebración del 20 aniversario de la ESCAC, un acto celebrado hace unas semanas. Casamitjana argumentó que la tasa que puedan pagar las operadoras puede contribuir a la financiación pero demandó más implicación del Departamento de Cultura de la Generalitat.

 

 

 

 

 

 

Más información