La Cámara de Comercio quiere comprar la sede de Empleo en pleno ‘caso Aneri’

El organismo, que preside Arturo Fernández, puja por el edificio de Carabanchel

Fachada del edificio de la Consejería de Empleo, en la Vía Lusitana.
Fachada del edificio de la Consejería de Empleo, en la Vía Lusitana.carlos rosillo

En el enunciado del orden del día figura sin pena de gloria. “Propuesta de adquisición por la Cámara de un inmueble en Madrid, Vía Lusitana, 21”. La dirección se corresponde con la sede de la Viceconsejería de Empleo, uno de los escenarios en los que se destapó parte del escándalo de los cursos de formación, el caso Aneri, que afecta a una treintena de asociaciones empresariales (más de la mitad integradas en la patronal madrileña) y en el que ya hay 13 imputados que entre el jueves y el viernes pasaron a disposición judicial y quedaron en libertad con cargos.

El pleno de la Cámara de Comercio aprobó el pasado 13 de marzo en un pleno extraordinario la propuesta para comprar ese edificio de Carabanchel, que pertenece a Arrendamientos y Promociones de la Comunidad de Madrid, (Arproma), la inmobiliaria regional integrada en la Consejería de Economía.

Si la operación fructifica, la Consejería de Empleo será la inquilina hasta 2027 y la Cámara su arrendataria. “Es una inversión financiera, no entras en el edificio para nada, solo te subrogas en el contrato”, explica el director gerente de la Cámara, Miguel Garrido. Asegura que, cuando valoraron esta operación, no entraron a valorar el asunto de la trama de los cursos de formación. “Ni me lo había planteado”, señala.

Garrido explica que este tipo de operaciones arrojan mayor rentabilidad que el interés que obtendrían dejando sus fondos en entidades financieras. “La diferencia se dispara del 1,5% de dejar el dinero en el banco, donde los tipos de interés han bajado mucho, a cerca de un 9%”, señala el director gerente. “Llevamos tiempo buscando operaciones de inversión y, tras revisar unas cuantas, hemos comprobado que esta era la que daba más rentabilidad”, señala Garrido. La operación fue aprobada por una “abrumadora mayoría” de los integrantes de la Cámara, formada por 69 miembros de distintos sectores empresariales (60) y otros nueve elegidos a propuesta de la patronal madrileña CEIM.

El precio de salida para la venta es de 16,7 millones de euros. El pleno de la Cámara aprobó pujar con una oferta por esa misma cantidad. Y destinar otros 17,9 millones a la compra de otro edificio que tiene como inquilinos a los trabajadores del organismo regional ICM (Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid). Este último está situado en Embajadores, está gestionado también desde el Arproma con un contrato de alquiler hasta 2027.

La subasta se anunciará públicamente en abril y las ofertas se podrán presentar a partir del 15 de mayo. Si no concurren otros interesados, la Cámara de Comercio sería la adjudicataria. “La Administración es una buena inquilina y la Comunidad de Madrid, una Administración especialmente solvente”, según el director gerente.

El edificio ya ha salido a la venta en dos subastas anteriores. Quedaron desiertas. Durante este tiempo, el inmueble ha perdido un 15% de su valor, casi tres millones de euros. Es un porcentaje que se aplica de forma automática cuando la subasta queda desierta, explica un portavoz de la Consejería de Economía. En el caso de Embajadores, bajo de 21,1 a casi 18 millones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción