Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rigau alega que el TSJC incurre en un “exceso” en sus autos sobre la inmersión

La Generalitat presenta el recurso contra la decisión del tribunal de fijar un mínimo del 25% de clases en castellano

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) incurre en un "exceso en el ejercicio de su jurisdicción” al establecer el mínimo del 25% de clases en castellano para todo alumno que lo pida. Es uno de los principales argumentos de los cinco recursos que el Departamento de Enseñanza ha presentado este viernes en contra de los autos publicados hace un semana por el TSJC que deja mancillado el sistema de inmersión lingüística. Los autos además daban a los directores de cinco colegios —cuatro concertados y uno público— un mes para aplicar este mandato.

La Generalitat también alega que el TSJC está vulnerando la jurisprudencia del Tribunal Supremo  y del Constitucional, de jerarquía superior, ya que esta siempre ha dejado en manos del Gobierno catalán la potestad de establecer el porcentaje del uso de las lenguas en la enseñanza, ya que suya es la competencia.

En tercer lugar, los recursos recuerdan que, de cumplirse la resolución del TSJC, se estaría vulnerando el Estatuto y la Ley de Educación de Cataluña, ya que “se obligarían a crear grupos dentro de los centros con diferente régimen lingüístico”. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, siempre ha defendido que no se iban a separar a los alumnos por motivos de lengua ni a crear sistemas diferenciados como en el País Vasco o la Comunidad Valenciana.

El texto de los recursos se empezó a trabajar de forma coordinada el lunes durante una reunión que sentó en la misma mesa a la consejera Irene Rigau, los cinco directores de los centros afectados, a las congregaciones religiosas titulares de los concertados y a la Fundación Escuela Cristiana, la patronal que agrupa a todos ellos.

Más información